ESTADOS UNIDOS - Deborah Coughlin no tenía tos y tampoco le faltaba el aire. Durante los primeros días después de contagiarse el nuevo coronavirus, nunca tuvo más de 37,7 grados de temperatura. Fueron los vómitos y la diarrea los que la llevaron a la sala de guardia de su localidad, en Hartford, Connecticut, el 1° de mayo.

"Parecía un virus estomacal", dice su hija, Catherina Coleman. "Caminaba y hablaba lo más bien."

Y aunque Deborah, de 67 años, charlaba animadamente con sus hijas por celular, sus niveles de oxígeno en sangre eran tan bajos que cualquier otro paciente habría estado al borde de la muerte. Ahora está conectado al respirador y en estado crítico en el Hospital St. Francis, otro de los pacientes con covid-19 que presenta una extraña constelación de síntomas que los médicos se apresuran a tratar de identificar, explicar y tratar.

"Al principio no entendíamos lo que pasaba. Los pacientes se caían muertos delante de nosotros", dice Valentin Fuster, médico en jefe del Hospital Mount Sinai, de la ciudad de Nueva York, epicentro del brote en Estados Unidos y actualmente también del mundo . "De repente, nos cambiaron las reglas del juego, y no sabíamos por qué."

Ahora ya todos entienden que el nuevo coronavirus es mucho más impredecible que un simple virus respiratorio . Suele atacar los pulmones, pero también en cualquier otra parte, del cerebro a los dedos de los pies. Muchos médicos ahora se enfocan en tratar las reacciones inflamatorias y los trastornos de coagulación de la sangre, mientras intentan al mismo tiempo ayudar a sus pacientes a respirar.

Más de cuatro meses de experiencia clínica en Asia, Europa y América del Norte han demostrado que el patógeno hace mucho más que invadir los pulmones. "Nadie esperaba una enfermedad que se saliera del patrón de neumonía y cuadro respiratorio", dijo David Reich, anestesiólogo cardíaco y presidente del Hospital Mount Sinai , en la ciudad de Nueva York .

Ataca el corazón, debilita sus músculos e interrumpe el ritmo crítico. Causa tal estrago en los riñones que algunos hospitales se quedan cortos con los equipos de diálisis. Avanza a través del sistema nervioso, destruyendo el gusto y el olfato, llegando incluso a veces al cerebro. Fabrica coágulos de sangre que pueden matar con eficiencia repentina y genera inflamación en los vasos sanguíneos de todo el cuerpo.

Puede comenzar con algunos síntomas o ninguno en absoluto, y varios días después, vaciar de aire de los pulmones sin previo aviso. Se mete con los ancianos, las personas debilitadas por patologías previas y, en un número elevado con los obesos. Ataca más a los hombres que a las mujeres, pero también hay señales de que complica los embarazos.

Los síntomas del covid1-19 parecen incluir

Cerebro : Embolias y problemas neurológicos

Ojos : Conjuntivitis

Nariz : Pérdida de olor y sabor (anosmia)

Sangre : Fabricación inesperada de trombos, ataque contra el recubrimiento de los vasos sanguíneos

Aparato digestivo : Vómitos y diarreas en algunos casos

Pulmones : Obstrucción e inflamación de los alvéolos, problemas para respirar; tromboembolismo pulmonar por desprendimiento de coágulos y microtrombos.

Corazón : Debilildad del músculo cardíaco; arritmias e infartos por coágulos.

Riñones : Daños a las estructuras que filtran los desechos de la sangre; los pacientes suelen necesitar diálisis.

Piel : "pies de covid", un enrojecimiento debido al ataque contra los vasos sanguíneos

Sistema inmunológico : Impacto generalizado, incluida la respuesta inmunológica excesiva como respuesta al ataque al resto de los tejidos.