COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR)- Desde el ámbito empresario descartaron el riesgo de abastecimiento de gas para la Patagonia. La preocupación, sin embargo, está centrada por un contrato de aprovisionamiento de gas que no fue prorrogado por IESA –Integración Energética Argentina Sociedad Anónima-, para abastecer el gas que compra Camuzzi Gas del Sur a un precio subsidiado en la región patagónica. Hay menos volumen en el sistema, pero las altas temperaturas permiten disimularlo.

“No hay peligro de abastecimiento para los usuarios patagónicos”, explicó una fuente del sector empresario ante la consulta de esta agencia. No obstante, reconoció que existe un problema en torno al contrato y el precio en el que se vende la molécula de gas para su distribución en la región patagónica, con un precio inferior al resto del país, en un 50 por ciento por debajo.
Hasta el año 2017, las productoras que vendían el gas a ese precio inferior, eran luego compensadas por un subsidio del Estado nacional. Como no se pagaba en término, los productores evitaron vender, por lo que fue la empresa IESA la que se encargó del contrato de abastecimiento. El mismo venció el 31 de marzo último y si bien se daba por descontada la renovación, la Secretaría de Energía a cargo de Sergio Lanziani no se expidió sobre el tema, por lo que IESA dejó de vender el gas a Camuzzi y otras distribuidoras en similar situación.

“El gas se sigue distribuyendo, aunque no hay un contrato que lo respalde –explicaron las fuentes consultadas-, entendemos que en los próximos días el problema se va a resolver. Pero el gas se está distribuyendo”.

Problema de precios

Más allá del optimismo con el que en el ámbito empresario evaluaron el problema, la solución no parece sencilla. El precio al que se vende el gas para abastecer a la Patagonia es de 1,70 dólar por Millón de BTU, lo que significa el valor más bajo del mercado, por lo que ninguna productora estaría dispuesta a entregar volúmenes a cambio de ese precio, salvo el caso de la empresa estatal, que compensa la diferencia por subsidios del Estado. Si bien los precios bajaron en el mercado general, a valores que llegan hasta los 2,70 dólares por MBTU, debido al exceso de oferta en época estival, el precio que abona Camuzzi está alineado con las tarifas que pagan los usuarios patagónicos.
En ese marco, la otra variable a movilizar sería el cuadro tarifario, lo que hoy significa algo impensado –con congelamiento tarifaria y pandemia de por medio-, por lo que se espera que la Secretaría de Energía de la Nación prorrogue el contrato de abastecimiento, a fin de garantizar la confiabilidad del servicio.

Menor volumen de gas en el sistema

El riesgo de un problema mayor está latente. Es que en la práctica hoy no está incorporando al sistema el volumen de gas que consume la región patagónica y las otras áreas del país incluidas en el subsidio -alrededor de un 30 por ciento del total-, por lo que en la práctica está disminuyendo el volumen de gas que abastece a todo el sistema: como la temperatura no ha bajado, el consumo actual permite que el sistema continúe equilibrado, pero si hubiera una suba del consumo, el faltante será obviamente más notable: “en ese caso no se suspende el abastecimiento, sino que se conforma un comité de emergencia y todos los actores quedan obligados a incorporar el volumen faltante y luego se ve cómo resolver”, explicaron desde el sector.