La policía local desarticuló en la madrugada del sábado una fiesta clandestina con 15 personas, que era llevada a cabo en el Barrio Pueyrredón.

En base a los reportes fue una vecina quien realizó la denuncia por ruidos molestos, y pasadas las 3.30 de la mañana agentes de la fuerza policial acudieron al lugar de los hechos detectando, en un principio, luces de colores y música que salían del interior de un domicilio particular.

Al tocar la puerta para conocer la situación los efectivos fueron recibidos por el dueño de la casa, de 26 años, a quien le hicieron saber del incumplimiento de las normativas vigentes y ordenaron notificar al resto de las personas que debían salir de la casa para ser sometidos a la identificación correspondiente.

Una vez todos fuera la policía pudo constatar que se trataba de 15 personas, todas ellas mayores de edad.

De manera inmediata fue notificada del hecho la fiscal federal Silvana Ávila, quien dispuso que el dueño de vivienda sea imputado y notificado de ART. 205 del CPA y Decreto Nacional 334/21 Provincial 355/21.