COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Emprendedores de Comodoro Rivadavia desarrollaron un dispositivo que permite automatizar los respiradores manuales, para ponerlo a disposición de la salud pública ante la emergencia por coronavirus.

Enrique Cáseres, socio de una firma dedicada al desarrollo de integradores y automatización de instrumentos de medición para la industria petrolera, explicó: “Nosotros no sabemos nada de electro medicina y de equipamiento médico, pero nos comprometimos porque nos habían pedido desde la municipalidad colaborar y no lo podíamos hacer desde el aporte económico porque respiradores, que era lo que se nos solicitaba, no hay en existencia en el mercado”, dijo.

Asimismo,  relató que todo comenzó durante la reunión que mantuvieron hace unas semanas con el intendente, Juan Pablo Luque, donde surgió la idea de hacer una colecta con otras empresas de la  Cámara de Servicios Petroleros para comprar respiradores. Y ante esta situación, Cáseres, indicó que “cuando intentamos comprar los respiradores en uno de los dos centros de producción que hay en el país, nos dijeron que no había en stock porque todo lo había comprado nación”.

Después vino la cuarentena “y nos quedamos en casa pero no queríamos resignarnos así que utilizando nuestra experiencia en sistemas de automatización y ahí surgió la idea de hacer instrumental los respiradores manuales que son utilizados en ambulancias y unidades de traslado, que no son los de alta complejidad pero tranquilamente pueden ayudar en una emergencia como esta”, explicó a Radio Chubut.

El empresario aseguró que con los respiradores manuales  que hay en stock, y un desarrollo en impresión 3D, se pudo diseñar un dispositivo a un costo muy por debajo del mercado y a un promedio de producción de 30 unidades por mes, utilizando el personal experimentado que “contamos en la empresa y que está ocioso por la cuarentena”.

Estiman que con el respirador manual adquirido y una inversión de 35.000 pesos pueden tener el producto terminado, frente  a los 700.000 que por lo menos cuesta uno de complejidad.