BUENOS AIRES (ADNSUR) – Una joven de 25 años que regresó el miércoles 11 de marzo de un viaje por Estados Unidos, no quiso cumplir con la cuarentena ordenada por el Gobierno Nacional ante la propagación del coronavirus, y fue denunciada por su propio padre.

Tras la denuncia del hombre, el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, le ordenó el aislamiento y dispuso una consigna policial en su domicilio del barrio porteño de Liniers. Deberá permanecer  en su domicilio hasta cumplir los 14 días desde su regreso al país,  y el aislamiento es controlado por la Policía de la Ciudad.

Según la denuncia del padre, la joven, lejos de aislarse, se presentó en el local comercial familiar y tuvo contacto con clientes y empleados. El juez ordenó a la policía que notifique la desobediencia de la joven y dispuso el envío de un móvil policial para que esté de consigna en la puerta de su casa.

La justicia dispuso su cierre del comercio del padre, a modo de prevención y dictaminó que los empleados permanezcan en cuarentena en sus respectivos domicilios de forma preventiva, indicó Crónica.