TUCUMAN - " Cuarentena Solidaria Tucumana " se denomina un grupo de ingenieros, médicos, diseñadores industriales y voluntarios que desde hace unas semanas trabaja en la fabricación de máscaras realizadas mediante la técnica de impresión en 3D y que luego son donadas a personal de la salud para evitar que contraigan el Covid-19 .

La actitud solidaria de este grupo de tucumanos sufrió ayer un duro golpe cuando se hicieron públicas imágenes en las que legisladores provinciales aparecieron utilizando las máscaras durante una sesión en la que se abordaron distintas medidas vinculadas a la emergencia sanitaria, indicó La Nación.

La indignación se debió a que la ONG había hecho entrega en forma directa a las instituciones de salud públicas y privadas, justamente, para evitar situaciones como la que vieron en la Legislatura.

Desde "Cuarentena Solidaria Tucumana" repudiaron ayer el hecho a través de las redes sociales. "Negamos rotundamente cualquier tipo de relación o previo conocimiento de la entrega de nuestros insumos a legisladores. El modelo de máscaras que se utilizó durante las sesiones legislativas del día de la fecha innegablemente es el que se está fabricando desde nuestra organización, pero desconocemos cómo llegó a manos de personas que no son prioridad en estos momentos de emergencia", señalaron desde la organización.

Además, aclararon que los elementos no son entregados a ningún particular, sino solo a instituciones de la salud. "Por eso tenemos registros (notas firmadas y fotografías) de cada entrega, que se publican en nuestras redes", señalaron. Y reclamaron que "que una movida solidaria de tanta envergadura no sea utilizada con fines políticos". Por último, instaron a los legisladores a que devuelvan las máscaras de protección personal: "El trabajo que ustedes desarrollan no requiere este tipo de protección, e incurren en un uso indebido de un material escaso, y muy valorado entre quienes realmente lo necesitan".

Según pudo averiguar La Nación, las máscaras terminaron en manos de los legisladores debido a que les fueron cedidas "en calidad de préstamo" por el médico Sebastián Duhalde, quien trabaja en la Mutualidad Provincial (un organismo dependiente del Gobierno tucumano) y es director del sanatorio Argenta, que el lunes había recibido la donación de 30 unidades.

Tras el escándalo, Duhalde pidió disculpas a través de una publicación en su cuenta de Facebook. "Quiero aclarar que en el día de la fecha pusimos a disposición de la Honorable Legislatura de Tucumán, en calidad de préstamo para la sesión , distintos elementos de protección personal, entre los cuales se incluyeron máscaras faciales que fueron donadas por Cuarentena Solidaria", explicó el médico. Además, lamentó "la repercusión negativa de esta decisión puesto que fue hecha con el ánimo de colaborar y asesorar sin ningún otro fin, ni mucho menos perjudicar a Cuarentena Solidaria en tan noble tarea que están realizando".

La explicación fue difundida a través de una captura que hizo "Cuarentena Solidaria Tucumán" al posteo de Duhalde, quien anoche dio de baja a su cuenta de Facebook, donde había recibido innumerables críticas.

La utilización de las máscaras protectoras por parte de los legisladores también fue cuestionado por la Sociedad Rural de Tucumán, que presta sus instalaciones para que "Cuarentena Solidaria Tucumana" fabrique las máscaras 3D . "Queremos aclarar que las máscaras faciales fabricadas por el proyecto Cuarentena Solidaria y ensambladas en nuestras instituciones son realizadas exclusivamente para el personal sanitario de la Provincia de Tucumán. Exigimos saber cómo algunos legisladores han accedido a estas para ser utilizadas en la sesión del día de hoy (por ayer)", reclamaron desde la entidad rural.

Fuente: La Nación