Una mujer estadounidense sorprendió al mundo con su increíble transformación, luego de lograr dejar atrás su adicción a las drogas y comenzar sus estudios universitarios pese a sus 48 años.

Ginny Burton, oriunda de Tacoma, Washington, consumía metanfetamina desde los 12 años una adicción que tomó luego de que su madre la iniciara en el cannabis a los seis años, edad en la que su padre fue encarcelado por una serie de robos a mano armada.

"Cuando estás atrapado en la calle y hueles a heces y no te has duchado, y no puedes hacerlo en un servicio social durante las horas de trabajo porque estás demasiado ocupado tratando de alimentar tu adicción, y tu adicción es más grande que tú... Y has comprometido tu integridad varias veces una y otra y otra vez, y estás empezando a ser víctima de la gente en la calle... estás desesperada", afirmó la mujer que acumuló 17 condenas graves y fue enviada a la cárcel tres veces.

Además de su adicción a la metanfetamina Burton comenzó a consumir crack a sus 14 años, e intentó suicidarse a los 17 luego de ser violada por un hombre que le había comprado droga a su madre.

Sin embargo, su vida cambió luego de estar en prisión, donde recuperó su sobriedad que tiempo después le permitiría iniciar sus estudios universitarios en el South Seattle College.

 "En realidad era buena aprendiendo", dijo previo a asegurar que la universidad le hizo entender cuánto de su vida había desperdiciado.

Poco después se trasladó a la Universidad de Washington, donde estudió Ciencias Políticas y fue nombrada Becaria Truman 2020 para Washington.

A los 48 años, finalmente, logró graduarse para cerrar así una difícil etapa de su vida.