CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Los ministros de Educación de todo el país y la Ciudad de Buenos Aires acordaron descartar cualquier tipo de evaluación numérica o de concepto a los alumnos sobre los contenidos que le fueron impartidos por sus docentes durante el período en el que se mantengan suspendidas las clases presenciales por la pandemia de coronavirus.

El ministro de Educación de Chubut, Andrés Meiszner, confirmó este lunes a ADNSUR que el Consejo Federal definirá el próximo viernes en Asamblea si se suspenden o no las calificaciones en escuelas de todo el país

Las autoridades educativas implementarán como alternativa que los docentes hagan una "evaluación formativa" de los alumnos, a partir de la suspensión de las clases presenciales por el coronavirus. De esta manera, en vez de las clásicas calificaciones, los maestros evaluarán lo aprehendido por cada estudiante en las clases a distancia diagramadas desde el "aislamiento social, preventivo y obligatorio".

El Consejo Federal de Educación analiza además cómo redistribuir los contenidos de este año lectivo en el siguiente o incluso en el 2022 para que los alumnos no pierdan esos conocimientos.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, adelantó este lunes que su idea es que en agosto los estudiantes puedan regresar a las aulas en todo el país, pero que dependerá de la aprobación de los epidemiólogos.

"Casi el 90% de nuestros estudiantes han generado el vínculo con el maestro", destacó Trotta en declaraciones al Canal 12, de Córdoba, sobre las clases a distancia a través de Internet.

Por último, Trotta reveló que también trabaja en un plan para armar "un módulo específico, presencial, que puede ser entre febrero y abril" de 2021 para que los alumnos del último año del secundario puedan tener todos los conocimientos necesarios para pasar al nivel superior y universitario.