COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Se trata de un proyecto elaborado en 2009 por la Dirección de Patrimonio de la municipalidad que incluyó 128 sitios para ser así considerados. Los concejales Nicolás Caridi y Maximiliano Sampaoli lo reflotaron y sería aprobado en la sesión de mañana.

“Es un proyecto que tiene varios años, elaborado por la Dirección de Patrimonio Cultural y Natural de la Municipalidad, para incorporar al registro de bienes de valor patrimonial histórico, cultural y natural, una serie de edificios, parques y sitios de la ciudad, los cuáles van a ser protegidos por la ordenanza general del año 1999. Logramos reflotarla, consensuar y se va a aprobar en la sesión de mañana”, explicó el Concejal del FPV, Maximiliano Sampaoli, quien junto a su compañero Nicolás Caridi, trabajaron intensamente en la concreción del boceto como proyecto de ordenanza para que sea tratado en la sesión de este jueves.

Durante la semana, los ediles se reunieron con representantes de la Dirección de Patrimonio Cultural de la Municipalidad y de la Comisión Evaluadora de Patrimonio Histórico, Cultural y Natural de la ciudad, constituida en 2014 como asesora del poder Ejecutivo y Legislativo. El objetivo fue concluir el proyecto elaborado hace algunos años.

El proyecto incluye a 128 edificios, parques o sitios que para quienes trabajan en Patrimonio Cultural tienen un valor histórico que debe ser reconocido. La mayoría estan en el centro de la ciudad o en la zona norte, por las raíces petroleras, principalmente km.3.  “El objetivo es poner en valor nuestros bienes patrimoniales y trabajar fuertemente para la preservación histórica de la ciudad, lo cual puede generar algunos circuitos de turismo, fundamentalmente en el centro y en zona norte donde estaban los viejos campamentos petroleros”, agregó Sampaoli.

La declaración de un bien como patrimonio histórico implica fundamentalmente la  preservación del mismo en sus condiciones más originarias y naturales posibles. Sin embargo, la ordenanza vigente no establece una normativa que impida modificaciones a la estructura y de hecho muchos de los sitios agregados ya han sufrido modificaciones a su estructura primaria. De todas maneras, se establece la necesidad de dar aviso a la Municipalidad ante el requerimiento de modificación por algún motivo que se argumente.

Estos sitios se incorporarán como anexo a la ordenanza marco del año 1999. Algunos son propiedad estatal y otros están en manos privadas. Además se trata de una ordenanza dinámica en la cual, a medida que surja la propuesta de nuevos lugares, pueden ser incorporados al anexo. La puesta en valor del sentido cultural, también tiene un beneficio económico: al transformarse en patrimonio histórico, sus dueños quedan exentos de impuesto municipales.