Un joven estadounidense de 25 años que vivió en la absoluta pobreza, y llegó a dormir en la calle, logró convertirse en millonario en solo dos años. Branden Condy, nacido en el estado de Virginia, reveló cómo fue que pudo convertirse en un exitoso empresario que ahora vive rodeado de lujos gracias a su perseverancia.

"En ese momento (cuando era un niño) estaba asustado y perdido. De ahí viene mi impulso, porque no quiero que haya nadie en mi vida que esté en esa posición nunca más".

Condy tuvo una infancia muy complicada, con su familia envuelta en la pobreza y en ocasiones durmiendo en la calle. Sin embargo, ahora la vida le sonríe: en apenas dos años se hizo millonario, y compartió la receta del éxito. 

De mendigo a millonario, gracias a las redes sociales

"A menudo me quedaba solo en casa mientras mi madre trabajaba muchas horas para pagar las cuentas y mantener la comida en la mesa. Ella se esforzaba mucho y nos amaba mucho, pero las cosas eran realmente difíciles en ese entonces. Cuando ella perdió su trabajo, nos pidieron que nos fuéramos de la casa con un aviso de 12 horas. Entonces tuvimos que dormir en la calle", le contó este joven al Daily Mail.

Eran tiempos complicados, claro. Algunos amigos de la familia los ayudaron, pero el panorama estaba lejos de ser el ideal. "Tuvimos que usar baños públicos a diario y eventualmente empezar a ir de una casa de un conocido a la otra", recordó.

A los 16 años, Condy consiguió su primer trabajo como bachero, en un restaurant. Luego, a los 21, empezó a limpiar yates y barcos valuados en millones de dólares. En ese momento se puso el objetivo: quería eso para sí mismo.

De mendigo a millonario, gracias a las redes sociales

La receta de Branden Condy

Las redes sociales se convirtieron en el gran aliado de Branden, que poco a poco logró crear una compañía de marketing para Instagram llamada Branden Condy LLC, lo que también le abrió la puerta para invertir en el mercado inmobiliario y en Amazon.

"Cuando era más joven, ahorré todo el dinero que ganaba y comencé a trabajar para hacer crecer mis seguidores en Instagram. Leí un libro que me decía que me diera a conocer y llamar la atención, así que pensé que las redes me ayudarían a eso", relató.

Su primer paso fue seguir a diferentes emprendedores que tenían el estilo de vida que el deseaba y se acercó a ellos para averiguar cómo lograr algo así. "Así es como conocí a mis nuevos socios comerciales", recordó. 

"Comencé a hablar con algunos tipos en Arizona que tenían un exitoso negocio de marketing en Instagram. Después de algunas charlas, me invitaron a visitarlos. Nos conocimos y me encantó todo lo que estaban haciendo. Vi los coches, el dinero, el éxito y quería estar en su lugar", aseguró.

Su determinación era tal que se los dejó en claro. "Antes de irme les dije que me verían de regreso allí en 30 días, ya que planeaba volver y comenzar mi propio negocio. No me creyeron, pero en el día de Navidad renuncié a mi trabajo y conduje por todo el país para comenzar una nueva empresa de marketing con ellos", contó.

Ellos se convirtieron en sus mentores. Y vaya si el esfuerzo dio sus frutos. Actualmente Branden tiene más de 230.000 seguidores en Instagram y gracias a ello genera una ganancia de cientos de miles de dólares cada mes. Se da sus gustos, claro, que van desde Lamborghinis y ropa de diseñador a penthouse y otros lujos. 

"Mi ascenso proviene de un lugar algo diferente y, aunque casi odio admitirlo, en gran parte se debe al temor de que mi futuro se parezca mucho a mi pasado", reflexionó el estadounidense, quien anunció que dentro de poco le comprará una casa para su madre a modo de agradecimiento.

Y concluyó, a modo de consejo: "Crean plenamente en ustedes y arriesguen siempre porque yo lo viví y vale la pena. ¡Apuesten por ustedes mismos!".

Fuente: Clarín