Cuenca del Golfo San Jorge: ¿lo peor ha pasado?

muchas empresas regionales han desaparecido y fueron reemplazadas

MEDIO VASO LLENO

Por un lado, la estabilización del precio del petróleo y la perspectiva de que se mantendrá en niveles de equilibrio durante el año próximo, al menos entre 65 y 75 dólares según la proyección en los presupuestos que impulsan tanto la provincia como el municipio de Comodoro, delinean hoy un escenario claramente distinto al de los últimos 3 años en lo que hace a la actividad petrolera en sí.

Esto lleva a plantear el interrogante en torno a cómo se proyectan las inversiones para el año 2019, donde se espera que las principales operadoras reflejen en sus presupuestos el mejor contexto que presenta el mercado internacional. Para esto, la ronda de encuentros iniciada entre el Ministerio de Hidrocarburos y referentes de la industria permitirá conocer en las próximas semanas si se consolida la tendencia de mejora que empezó a trazarse desde finales del año pasado.

Cuenca del Golfo San Jorge: ¿lo peor ha pasado?

Algunas señales positivas se han evidenciado en las últimas semanas

La provincia ya hace cuenta con esas mejorías y las regalías anticipan números más robustos, si se compara con los escuálidos ingresos de los presupuestos anteriores, pero habrá que tener cuidado: la inminencia de las campañas electorales puede ser una tentación –a menudo, pocas veces resistida- para que esta robustez termine proyectando más de un castillo sobre el aire, mientras el barro de los últimos temporales sigue anegando enormes sectores cada vez que caen dos gotas de lluvia más de lo habitual.

EL RIESGO DE LA MITAD VACÍA

Aun con ese hilvanado de posibles mejorías a nivel macro económico, los desafíos en la cuenca San Jorge siguen siendo enormes, sobre todo al momento de considerar una política energética nacional que sigue apostando sus fichas a la exportación de gas de Vaca Muerta (al ritmo de subsidios de 700 millones de dólares anuales), cuyo exceso de producción llevó a la principal operadora del país a redefinir su estrategia y volver a enfocarse en la producción de petróleo. Ese cambio de estrategia de YPF es la muestra cabal de que hay un exceso de incentivos en una cuenca en particular, por parte del gobierno nacional, mientras el resto hace esfuerzos por no caer del mapa petrolero del país.

Cuenca del Golfo San Jorge: ¿lo peor ha pasado?

uscar financiamiento con tasas al 70% es entregar las llaves de la empresa

No sirve exprimir una empresa mediana o chica hasta que la reemplaza una grande, que viene un tiempo y después no la vemos más”, advierte Boris Mansilla, al enfocarse también sobre la relación entre operadoras y empresas de la región, aunque sin esquivar el bulto de las responsabilidades que caben a todos los sectores. “No sabemos si ya encontramos el piso de la caída, o si todavía no llegamos al fondo”.

Ese interrogante, al igual que el planteado al inicio de esta columna, todavía no tiene respuesta.