CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Una perrita fue hallada tirada en una alcantarilla y, al rescatarla, vieron que tenía los ojos pegados. El responsable fue su propio dueño quien, para abandonarla y evitar que el animal lo siguiera, decidió ponerle pegamento en los ojos. El caso se volvió viral y despertó indignación en todo el mundo.

El caso ocurrió el pasado fin de semana. La perra adulta apareció abandonada en un desagüe del barrio Palmira, en la ciudad colombiana de Barrancabermeja.

Quien la encontró notó el estado deplorable de salud en que estaba el animal y vio que le pasaba algo extraño en los ojos. Al trasladarla al veterinario, notaron que tenía los ojos pegados y que se le había producido una infección por el pegamento que le habían colocado.

Según publicó Crónica, de inmediato le dieron antibióticos y el animal empezó a mejorar. Finalmente, la perrita tuvo una nueva oportunidad de ser feliz, lejos del maltrato. Encontró a una nueva familia. Una persona la adoptó, tras conocer la triste historia en redes sociales.

El responsable del abandono y del acto salvaje todavía no pudo ser identificado. Podría enfrentar multas hasta una condena a prisión de 12 a 36 meses, según las leyes de Colombia.