ESQUEL (ADNSUR) - El sector turístico es uno de los más castigados como consecuencia de la crisis por la pandemia del coronavirus en todo el mundo. Y Esquel no escapa a la situación. En la ciudad cordillerana, la Hostería y Spa Plaza Esquel definió cerrar sus puertas después de varios años de trabajo en la esquina de Mitre y Ameghino.

Cuando abrió allá por el 2007 se readecuaron las instalaciones donde históricamente funcionaba una tienda de ropa. Allí se puso en marcha el hotel con servicio de spa con una oferta diferente en la ciudad de Esquel.

Con los vaivenes que la actividad tuvo en la ciudad la propuesta se mantuvo en pie pero este último año la situación se tornó insostenible y en el cierre del año 2020 definieron poner punto final, detalló EQSNotas. 

Rodrigo Gajardo.La decisión de cerrar el hotel Plaza Esquel

El Licenciado en Administración de empresas turísticas Rodrigo Gajardo trabajó en la empresa Patagonia Andes Group -que manejaba el hotel- desde el inicio y compartió el tramo final como asesor.

"Cuando comenzó la pandemia se hizo el análisis de cuánto tiempo se podía mantener la situación con las puertas cerradas para no despedir personal. Hasta entonces tenían de forma permanente cinco personas a lo largo del año. Ese siempre fue el número constante de forma directa, pero cuando llegaba la temporada alta, el número de trabajadores de los emprendimientos de turismo crece, en este caso se incrementaba a 7 u 8 personas sobre todo en el área de mucamas", contó.

Agregó que la temporada de verano anterior fue realmente buena para todos. "La ocupación era interesante y de forma sostenida lo que también había generado un buen ánimo en el sector", explicó Gajardo. Pero el cierre total dio el golpe definitivo, que terminó de liquidar el establecimiento turístico. 

El propietario del hotel, Pedro Choi se dedica a varios rubros comerciales, de manera que eso le dio otra perspectiva al momento de abordar la situación. "El punto no era abandonar el sueño de la inversión en turismo sino armar otro sueño", detalla.  

En esa línea están trabajando para reutilizar los espacios. El spa, por ejemplo, desapareció y en ese lugar analizan desarrollar una alternativa ligada con la gastronomía, aún en etapa de proyecto. En cuanto al resto del edificio la idea es reconvertir, quizás planteando un esquema de trabajo más acotado, destinado a un público que quiere un lugar más parecido a un hostel, "destinado a personas que les gusta ir a un lugar cómodo que invierten menos en el alojamiento y mucho en disfrutar el lugar con excursiones y gastronomía", dice Gajardo.

Gajardo también está dedicado actualmente a la gastronomía, su otra pasión, con el emprendimiento "Loto Azul" donde combina cocina natural y ancestral. 

"Hoy, en pandemia, me di cuenta de que no tenemos capacidad para trabajar en equipo. Esquel tiene una ordenanza de creación del Ente Mixto que debe nutrirse de todos los asociados con la actividad y la comunidad misma", explica y añade: "Este momento histórico para la humanidad no se puede superar con las ideas que surjan de dos personas; es necesario que estemos todos".

Fuente: EQS Notas