FRANCIA - En un parte oficial la policía francesa daba cauenta el pasado 17 de marzo de una exitosa investigación que les había permitido dar con un taller que se dedicaba al empaque de estupefacientes, puntualmente "MDMA y éxtasis". En los procedimientos se habían incautado pastillas por un valor de mercado que estimaron en el millón de euros.

Así, lo publicaron en la cuenta de Twitter de la Prefectura de Policía de París, donde se veían grandes cantidades de un polvo rosa y de pequeñas pastillas del mismo color dentro de bolsas.

Sin embargo, los análisis toxicológicos revelaron el pasado jueves por la noche que la sustancia incautada en Saint-Ouen era un polvo neutro que no entraba en la categoría de narcótico ni de sustancia venenosa. Se trataba de caramelos de frutilla triturados, reseña La Nación.

Las supuestas drogas sintéticas eran en realidad polvo de caramelos de frutilla de la marca Haribo Tagada, muy consumida en Francia.

La equivocación de la policía de París y de su equipo de prensa -que publicó la información sin haber corroborado los resultados del análisis- le valieron la burla en las redes sociales, y el caso se viralizó al punto que fue difundida por varios medios nacionales. 

Creían haber dado un golpe al narcotráfico, pero las "pastillas de éxtasis" sólo eran caramelos de frutilla

De todas maneras, parte de los elementos inacutados hacían presumir que se trataba de un taller de empaque de drogas, y que los narcotraficantes pudieron anticipar el accionar policial y colocar los caramelos en polvo para dejarlos en ridículo, ya que además de los 25 kilos de caramelos en polvo en el lugar del allanamiento se encontraron 23 teléfonos robados, una máquina para fabricar pastillas de MDMA, éxtasis, y 800 euros en efectivo, informó el periódico francés Le Parisien.