COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La tasa de letalidad es el indicador de la cantidad de muertes sobre el total de contagios registrados hasta el presente (contando casos recuperados y activos), desde el inicio de la pandemia. Así por ejemplo, en la Argentina la tasa de letalidad es 2,7 por ciento, al considerar 42.501 fallecidos frente a un total de 1.578.267 personas contagiadas hasta el día 26 de diciembre.

En Chubut, la tasa de letalidad provincial es de 1,4 por ciento, con 501 fallecidos, sobre un total de 35.089 casos confirmados hasta el domingo 27 al mediodía. Sin embargo, al considerarse el área Programática de Comodoro Rivadavia, la tasa de letalidad sube hasta el 1,8 por ciento, con un total de 265 fallecidos (250 en Comodoro-Rada Tilly y 15 en Sarmiento) sobre 14.857 casos confirmados hasta el momento. Vale recordar que en Chubut hay 501 fallecimientos confirmados, sobre un total de 35.089 casos confirmados.

La diferencia es de 57 muertes

El dato no motivó hasta ahora un análisis en particular, según pudo saber esta agencia al consultar en ámbitos sanitarios, aunque se reconoció que la mayor proporción de muertes no podría atribuirse a la mayor población. En efecto, si bien el indicador demográfico sí es causal de que en esta región se concentre más de la mitad de las muertes registradas hasta el presente, la proporción entre muertes y contagios es independiente del tamaño poblacional.

Covid 19: la tasa de letalidad es más alta en Comodoro que en el resto de la provincia

Aunque se trata de solo 4 décimas (1,4 por ciento frente a 1,8 por ciento), en realidad la tasa de letalidad comodorense es casi un 30 por ciento más alta que en el resto de la provincia. Si la proporción de casos letales fuera del 1,4 por ciento, como en todo Chubut, la cantidad de muertes en la región no sería de 265 casos, sino del orden de los 208. Es decir, una diferencia de 57 personas.

La frialdad de los números no debe hacer perder la perspectiva de que se trata de personas y familias y amigos que sufren la pérdida, por lo que no parece desacertado intentar encontrar la explicación a este indicador estadístico, considerando además que desde todos los ámbitos se advierte que una segunda ola de contagios podría llegar antes de lo previsto.