Este martes, la provincia de Tierra del Fuego reportó el primer caso de variante Delta de coronavirus desde el inicio de la pandemia.

El caso positivo corresponde a una persona que había llegado de México y se encontraba realizando el aislamiento obligatorio, confirmaron fuentes sanitarias.

El director de Epidemiología provincial, Juan Petrina explicó que el infectado es un ingeniero mexicano que ingresó al país a través del Aeropuerto de Ezeiza, y, luego, a territorio fueguino en un vuelo hacia la ciudad de Río Grande.

Además, aclararon que el ingeniero estaba acompañado de otras dos personas, y todas contaban con un “permiso especial” para cumplir funciones en una empresa fabril de la zona.

Según detalló, esas personas llegaron a la Argentina el 18 de agosto pasado y realizaron el “aislamiento obligatorio requerido por autoridades sanitarias nacionales”, hasta que uno de ellos “dio positivo en el testeo efectuado durante la séptima jornada”. Y mencionó que “toda muestra que sea positiva de viajeros del exterior, automáticamente se envía a secuenciar” al Instituto Malbrán.

Por otra parte, el titular de Epidemiología contó que uno de los compañeros del ingeniero también presentó síntomas, por lo cual fue hisopado y se está esperando el resultado.

Respecto del estado de salud del caso confirmado de Delta, dijo que “se encuentra en buen estado” a pesar de que “no está vacunado contra la enfermedad, lo que refuerza la necesidad de insistir en las inmunizaciones como un modo de disminuir la posibilidad de nuevos contagios”.

Y agregó que el profesional mexicano “hasta donde se conoce, solo mantuvo contacto con sus propios compañeros de viaje, quienes se encuentran aislados en su totalidad”. Debido al tiempo transcurrido y a que las personas llegaron asintomáticas a la provincia, no se consideró contactos estrechos a quienes viajaban en cercanías de sus asientos en el vuelo a Río Grande.