COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El mes de septiembre mostró en Comodoro Rivadavia y la zona sur de la provincia la cara más cruda del coronavirus, con 44 personas fallecidas en 30 días y un crecimiento en la curva de contagios que proyecta superar al total de casos recuperados. Con una duplicación de casos confirmados cada 15 días, los datos del último día del mes reflejan que los pacientes curados superan por solo uno a los contagiados activos, con un posible crecimiento en otros 680 casos sospechosos.

La curva de contagios amenaza con superar a la de casos recuperados, a partir de la aceleración de casos que se ha evidenciado en el noveno mes del año en la región. Si el parte del 31 de agosto reflejaba 814 casos totales y 4 personas fallecidas, esos números se elevaron hasta 3.333 contagios acumulados al concluir septiembre. Así, la cantidad de casos se cuadriplicó en 30 días, mientras que los fallecidos totalizaron 48. Esto elevó la tasa de letalidad en toda la provincia, que se elevó desde el 0,66 por ciento el 31 de agosto hasta el 1,2 por ciento.

Además, los datos oficiales reflejan una duplicación de casos confirmados cada 15 días. El 16 de septiembre, los contagios ascendían a 1.579, multiplicando por dos al último día de agosto, mientras que el 30 de septiembre se llegó a los 3.333 contagios en la zona cuya cabecera es Comodoro Rivadavia-Rada Tilly.  

Los contagios pueden superar a los recuperados

La aceleración de contagios prácticamente volvió a equiparar la cantidad de casos activos con el número de recuperados, ya que al 30 de septiembre había 1.667 recuperados, apenas uno más que los 1.666 casos activos. Esa relación podría quedar desbalanceada en breve tiempo, si se consideran los 680 casos sospechosos del último parte y los 1.099 contactos estrechos en seguimiento. De ese modo, los contagios potenciales proyectan superar en pocos días al total de recuperados, de allí la necesidad de cortar la circulación del virus para dar tiempo de recuperación al sistema sanitario.

Si bien no se trataría de una situación nueva, ya que hasta el mes pasado los contagios eran más que los recuperados, el problema ahora se da en que la gravedad de los cuadros demandan internación en clínica médica y en terapia intensiva. Si el ritmo de contagios supera al tiempo de recuperación, se producirá el quiebre en las posibilidades de atender a las personas más complicadas, ya que al ritmo de crecimiento de la demanda no habría tiempo para ampliar el número de camas disponibles.