COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La segunda ola de contagios del coronavirus es esperada en el país para el próximo mes de mayo, según ha anticipado uno de los médicos que asesora al presidente Alberto Fernández.

La proyección es inquietante: se proyectan unos 10.000 fallecimientos por mes, según expresó el doctor y asesor Luis Cámera ante medios nacionales. Sin pretender generar pánico, especialistas de Comodoro Rivadavia reconocen que es necesario recuperar las medidas de cuidado y prevención, revirtiendo el relajamiento que se generó en el último mes, a partir de la baja de contagios.

“Uno mira de reojo lo que pasa en otros países a la espera de ver cuánto repercute la vacunación, que es donde se ponen todas las fichas –expresó el doctor Hernán Abad, jefe de Guardia del Hospital Regional-. La duda que hay es que nos agarre algo parecido a lo del año pasado, pero ahora conviviendo con otras patologías respiratorias comunes. La ciudad no dio abasto para albergar todos los casos de coronavirus y si ahora se sumara con las demás enfermedades respiratorias, tendríamos muchas complicaciones”.

Hospital Regional de Comodoro
Hospital Regional de Comodoro

En ese marco, cobra mayor relevancia el pedido del Ministerio de Salud de la provincia para incrementar el envío de vacunas desde Nación, en base a la población objetivo, que se compone de 150.000 personas. De ese total, alrededor de 78.000 personas tienen una edad superior a los 60 años.

La llegada del otoño y las bajas temperaturas aumenta la ansiedad. No porque el virus se reproduzca con mayor facilidad, según explican los especialistas, sino porque la tendencia a cerrar la ventilación de ambientes, el aforo de personas en espacios cerrados y la aparición de resfríos comunes puede favorecer la transmisibilidad.

En Chubut, hasta el viernes 19 de marzo, se había aplicado un total de 33.825 vacunas, de las cuales 5.004 corresponden al mismo paciente con segunda dosis. Esto significa que hasta el momento, sólo se alcanzó a vacunar a un 19 por ciento de la población objetivo en la provincia, de allí que la preocupación radica en esa baja proporción de personas inmunizadas.

Coronavirus en Comodoro: cuándo podría llegar la segunda ola y qué pasará con las vacunas 

A nivel nacional, el doctor Luis Cámera dio un panorama preocupante. Detalló que para atenuar el impacto de la segunda ola, que él describió en términos dramáticos al revelar que se proyectan alrededor de 10.000 muertes por mes, sería necesario alcanzar los 12 millones de personas vacunadas antes del otoño, algo que por el momento al país le queda muy lejos: hasta el viernes se contabilizan algo más de 2,9 millones de inmunizaciones.  

La vacunación en Argentina y el rebrote en Chile

El arribo del viernes último de un avión con otras 330.000 dosis de Sputnik V totalizó, hasta ese momento, alrededor de 4,4 millones de dosis disponibles en el país, que se terminarán de aplicar en los próximos días, según informó la agencia Télam.

El total de vacunas colocadas representa un 6,5 por ciento de la población total del país, lo que incluye más de 500.000 aplicaciones correspondientes a una segunda dosis, por lo que el alcance de inmunizaciones se reduce a alrededor del 6,2 por ciento.

Según el sitio “ourworldindata”, Estados Unidos ha vacunado a casi el 35 por ciento de su población, Brasil al 6,2 por ciento y Chile, que tiene la mejor performance de países de la región, a más del 42 por ciento.

El de Chile es un caso especial, ya que el fuerte avance que ha tenido en la inmunización de buena parte de su población, no lo ha resguardado de un incremento en los contagios (que volvió a superar los 5.000 casos por día, algo que no se daba desde junio del año pasado). Esto derivó en la adopción de nuevas medidas de confinamiento, en 29 municipios de la región metropolitana, en los últimos días.

Coronavirus en Comodoro: cuándo podría llegar la segunda ola y qué pasará con las vacunas 

La situación del vecino país no debería llevar a confusiones ni a conclusiones erradas, del tipo que pone en duda la eficacia de las vacunas. Así lo advirtió la doctora Virginia Roca, infectóloga del hospital Alvear e integrante del comité de crisis local, quien al requerirle su opinión sobre lo ocurrido en el país trasandino, expresó:

“El objetivo primordial de la vacunación es prevenir la mortalidad que produce la enfermedad. Por ejemplo, de las tres vacunas que se están aplicando en Argentina, la Sputnik V tiene una eficacia del 91 por ciento para prevenir la enfermedad y del 100 por ciento para evitar la muerte de las personas contagiadas. Eso significa que uno de cada 10 pacientes vacunados puede llegar a contagiarse, pero no va a terminar en terapia intensiva, sino que va a cursar la enfermedad en forma leve. En nuestra ciudad tuvimos casos con personal de salud, que con las dos dosis aplicadas de la Sputnik, fueron igualmente positivos, pero todos con casos leves. Esto no puede poner en duda la efectividad de las vacunas, porque están cumpliendo la función de prevenir y evitar los cuadros graves”.

Los preparativos locales para la segunda ola

La experiencia del año pasado también refleja que el panorama volverá complejizarse en las próximas semanas.

“Uno va mirando a otros países, por la posibilidad de que ocurra acá –indicó el doctor Abad-. El año pasado veíamos a China prendida fuego, lo mismo que Europa y parecía algo lejano, que no nos iba a ocurrir… pero es imposible esperar estar exentos. Se apuesta a vacunar a los pacientes más críticos, al ritmo que se pueda y al mismo tiempo tenemos todo preparado para volver a enfrentarlo. Ojalá no nos pase, porque no fueron momentos agradables. Por ahora estamos disfrutando un pequeño receso, con la disminución de casos después del pico de enero, pero la gente no tiene que abandonar las medidas de cuidado”.

Coronavirus en Comodoro: cuándo podría llegar la segunda ola y qué pasará con las vacunas 

En lo que hace a preparativos en el hospital para una posible segunda ola, Abad describió que no hay nuevas estructuras, sino que se trató de reciclar las instalaciones existentes.

“Lo que se hizo es la reutilización de espacios con otros fines, lugares que eran dormitorios y se reacondicionaron como sala de internación; hay una sala de clínica a nuevo y se abrió la terapia intermedia; son obras que siguen funcionando y queda la experiencia de manejo, en caso de desbordes; pero siempre estamos trabajando en la misma cantidad de metros cuadrados, hay un tope en el que no se puede avanzar más y se ha aprovechado al máximo todo el espacio del hospital”.

Además, detalló que pese a la baja de casos del último mes y medio, el hospital ha seguido trabajando del mismo modo, es decir con ingresos diferenciados para pacientes con síntomas respiratorios y el uso de elementos de protección que ya forma parte de la cotidianidad de la tarea hospitalaria.

Las nuevas cepas ya están en el país

La doctora Virginia Roca detalló por su parte que las nuevas cepas del virus ya han sido detectadas en algunas provincias del país, además de la Ciudad de Buenos Aires, como Córdoba y Santa Fe, por lo que advirtió que las tres variantes detectadas tienen mayor transmisibilidad, es decir más facilidad de contagio.

Se trata de las variantes 501Y.V1 (Reino unido), 501Y.V2 (Sudáfrica) y 501Y.V3 (Manaos, Brasil), en tanto la variante sudafricana parece estar asociada a un mayor riesgo de letalidad.
Sin embargo, todavía no hay evidencias de que estas mutaciones del virus tengan mayor resistencia a las vacunas, o que escapen a su acción preventiva, ya que “no ha transcurrido el tiempo suficiente desde que estas variantes se empezaron a estudiar (en diciembre año pasado) y hay muchos estudios en curso todavía. En la Argentina aún no está la vacuna de Jhonson&Jhonson, que es americana y está estudiando específicamente si la eficacia es la esperada o resulta menor a raíz de estas mutaciones”.

La doctora Roca explicó que el estudio de las nuevas cepas es llevado adelante por el denominado proyecto PAIS (Proyecto Argentino Inter institucional para Secuenciación del SarsCov2), que apunta a realizar la secuenciación del virus y realiza reportes de forma periódica sobre la evolución de estos nuevos casos.

Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV-2
Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV-2

“Es común que todo virus tenga mutaciones –añadió la infectóloga- y cuando el ser humano se encuentra con esta proteína nueva, porque el virus ha cambiado y ya estuvo expuesto al coronavirus tiene que hacer anticuerpos nuevos para protegerse”.

Según se lee en el último reporte de PAIS, el 2 de marzo, las variantes no sólo ingresaron, sino que circulan en determinadas áreas del país.

“La vigilancia activa de las variantes de SARS-CoV-2 realizada sobre un total de 626 muestras de la CABA, provincia de Buenos Aires, Córdoba y la ciudad de Santa Fe obtenidas entre el 1 de noviembre de 2020 y el 21 de febrero de 20201 permitió determinar la presencia de tres variantes de interés epidemiológico mundial en nuestro país”, indica el informe.

Y aborda el modo en que ingresaron al país y al hecho de que ya hubo circulación interna de esas mutaciones: “Hasta el momento, la variante 501Y.V1 (Reino Unido) fue identificada en un total de cuatro casos, de los cuales sólo dos presentaron antecedente de viaje, mientras que los restantes se tratan de dos casos de infección adquirida en la comunidad. La variante 501Y.V3 (Manaos) fue detectada en dos casos de los cuales uno tiene antecedente de viaje a Brasil y el otro resultó ser contacto estrecho de un caso importado de Brasil”.

Un dato inquietante es que se ha detectado además otra variante, denominada P.2 Río de Janeiro, en 7 casos que “correspondieron a circulación comunitaria en AMBA, a partir de varias introducciones al país”.

Frente a este panorama, la conclusión evidente en la que coinciden los médicos y autoridades sanitarias consultadas, teniendo en cuenta además que hay personas que ya cursaron la enfermedad y han vuelto a contraer el virus: las medidas de prevención, repetidas hasta el hartazgo pero algo relajadas en el último tiempo, deben volver a formar parte de la rutina de la comunidad, a la espera de que las vacunas le ganen en velocidad a la época de más bajas temperaturas.