BRASIL (ADNSUR) - La ciudad de Río de Janeiro, donde 3.578 personas murieron por coronavirus​, permitirá a partir de este martes las actividades en las iglesias, los concesionarias de automóviles y las mueblerías, y autorizará a las personas a ir a nadar a las playas.

En ese caso, los interesados en meterse al mar podrán hacerlo, al igual que otras actividades al aire libre, pero no podrán permanecer en las playas.

El anunció lo realizó este lunes el intendente de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, un pastor de la Iglesia Universal que es el principal aliado del presidente Jair Bolsonaro y dijo que la cuarentena está causando "trastornos de todo tipo a la población". 

La actividad en las playas será apenas para bañistas, nadadores y surfers. "No se podrá permanecer en la playa ni llevar sombrillas o alquilar servicios de balneario en las playas", dijo Crivella.

El intendente afirmó que un comité científico de la alcaldía de Río de Janeiro determinó el reinicio de algunas actividades debido a que actualmente el sistema de camas de terapia intensiva de la ciudad se encuentra trabajando normalmente y sin riesgo de colapso.

La decisión se toma luego de que el Estado de Río de Janeiro, no la ciudad, superara a China la semana pasada en cantidad de muertos por el coronavirus.

El Estado, el segundo más rico de Brasil, tiene 5.344 muertos por el nuevo coronavirus, 3.578 en la ciudad capital.

El plan de reapertura tiene seis fases y debe ser concluido en agosto, pero todo volverá a niveles de aislamiento y distanciamiento social en caso de que se registren aumentos de casos que no permita trabajar a los hospitales.

En este cronograma, las clases serán retomadas en julio, pero en un primer momento apenas podrán ir a clases presenciales alumnos del quinto al noveno y último año de la primaria.

Las caminatas en el "calçadão", la costanera de las playas de Río de Janeiro como Leme, Copacabana, Ipanema, Leblón, Gávea, Barra de Tijuca y Recreio quedarán liberadas para las actividades físicas.

Esto es algo que ocurría, incluso con la cuarentena, pese a la acción de los policías para cerrar las bicisendas y senderos de caminatas.

"Prolongar el aislamiento puede traer beneficios para evitar la Covid-19 pero registramos aumentos de muertes de otras afecciones, como cardiopatías, cáncer y otras, porque los pacientes suspendieron el tratamiento para no ir a los centros de salud", dijo Crivella.

En la segunda fase del plan están incluidos comercios no esenciales y grandes centros de compras, con limitaciones para la cantidad de personas que pueda ingresar.

Crivella es uno de los líderes de Republicanos, el partido bolsonarista de Rio de Janeiro al que se afiliaron dos hijos del presidente, el concejal Carlos y el senador Flavio. Es cantante gospel y ex yerno del magnate Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal y dueño de la cadena de TV Record, la segunda del país. 

Fuente: Clarín