BRASIL - El principal monumento de Brasil, el Cristo Redentor, de Río de Janeiro, se "vistió" de médico en este domingo de Pascua para homenajear a la clase profesional más activa e importante en medio de la pandemia ​del coronavirus.

Con las iglesias cerradas por las restricciones a la circulación de personas impuestas por las autoridades locales para contener la expansión de la pandemia, el cardenal Orani Tempesta realizó una ceremonia casi solitaria a los pies del Cristo, a 709 metros sobre el nivel del mar y con una vista privilegiada de toda la ciudad.

Sobre la estatua que representa a Cristo con los brazos abiertos, de 38 metros de altura y que fue inaugurada en 1931, se proyectaron imágenes con banderas de los países afectados por la pandemia, como China, Estados Unidos, España, Italia y el propio Brasil, y mensajes escritos por niños en los que se leía "todo va a estar bien".

Finalmente, se proyectó una imagen que "vistió" al Cristo con un delantal propio de médicos o enfermeros, en homenaje al personal que trabaja en los hospitales y arriesga su propia vida en la primera línea del combate al coronavirus. Sobre el delantal, aparecieron las palabras "gracias" y "esperanza", escritas en varios idiomas, y finalmente la frase "Quédense en casa, por nosotros, por todos. Estamos juntos".