(ADNSUR) Todos los comercios no esenciales así como las escuelas y guarderías van a cerrar en Alemania a partir del miércoles próximo y hasta el 10 de enero para intentar frenar la segunda ola del coronavirus, anunció hoy la canciller Angela Merkel.

La dirigente conservadora constató los "muy numerosos fallecimientos" debidos a la epidemia de Covid-19, y el "crecimiento exponencial" de las infecciones.

"Estamos obligados a actuar, y actuamos ahora", aseguró al dar a conocer las nuevas medidas, que incluyen la prohibición de reuniones en Año Nuevo y la recomendación para el trabajo y educación en casa, según reseñaron las agencias de noticias AFP y Europa Press.

Con este confinamiento parcial, las empresas deberán permitir a sus empleados trabajar desde sus casas o facilitar las vacaciones durante estas próximas tres semanas y media "para aplicar en todo el país el principio de 'nos quedamos en casa'".


Estas medidas fueron adoptadas por Merkel tras una reunión este domingo con los 16 líderes regionales de las estados federados.


Alemania ha impuesto estas medidas más drásticas tras revelarse incapaz de frenar la segunda ola de Covid-19.


El número de nuevas infecciones diarias rozó las 30.000 el viernes y el sábado, muy por encima del promedio diario de la primera ola, que Alemania controló mejor que muchos países europeos.


El récord de muertos en un día se batió el jueves, con 598.


Con los nuevos datos, el balance de la pandemia en territorio germano asciende a 1.320.716 personas contagiadas y 21.787 decesos, según el balance publicado este domingo por el Instituto Robert Koch (RKI), la agencia gubernamental alemana encargada del control de las enfermedades infecciosas.