La Organización Mundial de la Salud recomendó este martes evitar las reuniones familiares durante los festejos por Navidad y Año Nuevo, ante la escalada de casos relacionados con la variante Omicron en el mundo.

Lo hizo a través de su Director General, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien brindó una conferencia de prensa el pasado lunes en Ginebra, Suiza donde insistió en que la forma más rápida de “volver a la normalidad” es “tomar las decisiones difíciles que hay que tomar”.

En algunos casos, dijo, podría significar “la cancelación o el retraso de los eventos” de Navidad, algo sobre lo que aseguró, "es mejor que una vida cancelada".

"Es mejor cancelar ahora y celebrar más tarde, que celebrar ahora y estar de luto más tarde”, agregó.

"No cabe duda de que el aumento de la mezcla social durante el periodo de vacaciones en muchos países provocará un aumento de los casos, la saturación de los sistemas sanitarios y más muertes”, pronosticó además Tedros.

Respecto a la variante Omicron, sostuvo que “se está propagando significativamente más rápido que la variante Delta”, y que es “más probable que las personas que han sido vacunadas o se han recuperado de COVID-19 puedan infectarse o reinfectarse”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!