La Organización Mundial de Salud (OMS) clasificó oficialmente el detalle de las variantes de preocupación (VOC) y allí figuran: la variante Delta, que apareció por primera vez en India e impulsó nuevas olas en muchos países del mundo; Alpha, proveniente de Reino Unido;  Beta , primera que se detectó en Sudáfrica y por último Gamma, de Manaos, Brasil. Pero el estudio continúa.

La nueva variante de coronavirus reportada recientemente en Sudáfrica llama la atención por su número de mutaciones aunque, sin embargo, “no se está viendo un comportamiento epidemiológico distintivo” que genere preocupación, explicó a la agencia Télam el virólogo e investigador Humberto Debat.

“Se trata de una variante que tiene gran número de mutaciones: solo en la proteína Spike tiene más de 12 y en total tiene unas 59 mutaciones respecto de la Wuhan; entonces es una de las versiones del virus más distinta a la de referencia; pero la buena noticia es que no se está viendo un comportamiento epidemiológico distintivo”, explicó el especialista.

El integrante del Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2 (PAIS) aseguró que “no se está expandiendo ni geográfica ni cronológicamente; en todo el mundo solo se reportaron 101 muestras con esta variante, lo cual es muy poco”.

“Esto quiere decir que por ahora es una variante que miramos por la cantidad de mutaciones que tiene, pero no se está comportando como para ser clasificada hoy como de interés o de preocupación”, remarcó.

Si bien muchas de sus mutaciones “están asociadas a mayor infectividad y evasión inmune (como E484K y N501Y compartidas con Beta y Gamma), desde una mirada epidemiológica, hasta el momento no hay ningún dato que vaya en ese sentido”, señaló.

El motivo de la relevancia a nivel mundial explicó Debat que, “es probable que haya habido una confusión en algunos conceptos”.

“Una cosa es cómo emergió y otra que impacto tendría a futuro. Por la cantidad de mutaciones que presenta es probable que haya surgido por aceleración evolutiva del virus en una persona inmunodeprimida”, contó, y agregó que esto sucede "porque en esos pacientes el virus puede durar meses y replicar mucho; puede ser que el paciente haya estado internado, con tratamientos incluso y que el virus haya sido contagiado a personal de salud y de ahí llegado a la comunidad”.

En relación a ello, explicó que esta situación tiene que ver con su origen, lo que “es diferente a qué comportamiento tiene una vez que ya está circulando en la comunidad; y lo que se ve es que se está comportando como todos las otras variantes, no está evolucionando más rápido?.

Como muestra de que aún no hay que encender la alarma, explicó que “en Sudáfrica, donde dominaba la variante Beta, fue desplazada por Delta que es hoy la predominante”.

Las VOC son aquellas variantes que están asociadas a uno o más de los siguientes cambios en un grado significativo: aumento de la transmisibilidad o cambio perjudicial en la epidemiología de la Covid-19; incremento de la virulencia o cambio en la presentación clínica de la enfermedad; y/o disminución de la eficacia de las medidas sociales de los medios de diagnóstico, las vacunas y los tratamientos disponibles.