BUENOS AIRES - Desde este martes se les comienza a realizar el test de saliva a los viajeros que llegan al aeropuerto de Ezeiza y cuyo destino es la Ciudad. Esto abarca tanto a turistas como a residentes que se alejaron más de 150 kilómetros por tres o más días. El objetivo es la detección temprana de potenciales casos de coronavirus entre quienes salen de la Ciudad.

Entre el 8 de diciembre y el lunes 14 se les hizo el test de saliva a 14.775 personas. De 5.170 de esas pruebas aún se esperan los resultados. De las otras 9.605, 46 dieron positivo. En su conferencia de prensa de este martes. el ministro de Salud, Fernán Quirós indicó que quienes se van de viaje tienen tres veces más posibilidades de contraer coronavirus que quienes se quedan en la Ciudad.

Quiénes deben hacerse el test

La prueba es obligatoria para los que hayan viajado a ciudades a más de 150 kilómetros por más de 72 horas. También para turistas y viajeros que llegan desde países limítrofes o desde el interior del país. La metodología usada es una prueba de saliva. Además, hay que presentar una declaración jurada que se descarga en turismo.buenosaires.gob.ar/es/RequisitosTuristas. Allí también se pide el turno.

 

​¿Cuánto cuesta?

La prueba de saliva es cubierta por las obras sociales y seguros médicos o por el Gobierno de la Ciudad, en caso de los turistas argentinos o residentes que vuelvan a la Ciudad. Para las personas con discapacidad, que reciban asistencia estatal o los jubilados, es gratuita. Los menores de 12 años están exentos del testeo. Los extranjeros que no residan en la Ciudad deben pagar $ 2.500.

¿Hay que estar en ayunas?

Sí. Según la información de las autoridades hay que tener tres horas de ayuno de comidas y bebidas. Y tampoco hay que haber usado lápiz labial o haberse lavado los dientes en ese lapso de tiempo.

 

Cuánto tarda el resultado

Los resultados del test serán informados entre 12 y 24 horas después a través de SMS, mail o comunicación telefónica. En caso de ser negativo el resultado será informado a través de canales automáticos como SMS, Boti (1150500147) o correo electrónico.

En caso de resultar positivo, será informado por personal de Salud a través de un llamado telefónico para poder transmitir el procedimientos de aislamiento y cuidado necesario. Quedan a disposición los hoteles de aislamiento de la Ciudad para aquellas personas que no puedan cumplirlo en su domicilio.

Cómo se controla

En el Gobierno porteño explican que, con la colaboración del ENACOM y de las empresas telefónicas, cuando las antenas ubicadas en la Ciudad detecten una línea de celular que no tiene la característica 011, automáticamente se le enviará un mensaje de texto avisando acerca de la obligación de realizarse el test. Ese mensaje tendrá un link a Boti, el chat de la Ciudad, que guiará al viajero para cumplir el requisito.

 

En un primer momento, las autoridades habían anunciado que también recibirían el mensaje los residentes porteños con celulares que no hayan sido captados por antenas de la Ciudad en un lapso de 72 horas.​ Sin embargo, esto no será así. No habrá un rastreo de los celulares con característica 011.

Ante la consulta de Clarín, en el Gobierno porteño explicaron que apelan a la responsabilidad individual de las personas, que deben ser concientes de la importancia de ir a hacerse el testeo en cuanto vuelven del viaje para saber si tienen Covid. Apuntan a que la gente entienda que detectarlo a tiempo evitará una cadena de contagios que podría derivar en perder el terreno ganado hasta ahora. También buscan que los residentes porteños vean en estos testeos una oportunidad para sacarse la duda de si tienen el virus.

En cualquier caso, si las autoridades verifican que alguien ingresó a la Ciudad y no realizó el testeo, podrán aplicarle las sanciones previstas por el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 2/20, publicado el 26 de marzo. Allí se fijan multas de 500 a 3.700 unidades fijas (entre $ 10.700 y $ 79.180) para quien "omita el cumplimiento de las normas relacionadas con la prevención de las enfermedades transmisibles".

Requisitos para turistas

Por ahora sólo está permitido el turismo internacional proveniente de países limítrofes. Los viajeros de Bolivia, Brasil, Chile y Paraguay pueden ingresar exclusivamente por vía aérea, y los de Uruguay, también por vía fluvial.

Los visitantes extranjeros deben presentar una declaración jurada online y también hacerse un test en origen con 72 horas de anticipación, por requisito del Gobierno nacional. Además, tienen que contar con un seguro médico con cobertura para coronavirus.

En el momento de su arribo a la Ciudad, los turistas deberán pasar por el test local, por el que tendrá que pagar $ 2.500. Pero no tendrán que esperar el resultado, que demorará 12 horas, ni cumplir una cuarentena. En caso de que el estudio de positivo, sí se contactará al viajero y a los contactos estrechos que hayan llegado con este para aislarlos. Pero en esas 12 horas previas a conocer el resultado, los viajeros podrán moverse libremente.

Los turistas nacionales y los residentes que regresen pueden ingresar a la Ciudad en micro (terminal Dellepiane), tren o vehículo particular, o bien por vía aérea a través de Ezeiza. También deben presentar una declaración jurada online y pasar por el test a su llegada.

Según las cifras oficiales, en 2019 a Buenos Aires llegaron 2,9 millones de turistas internacionales, que gastaron U$S 1.839 millones, y 6,9 millones de turistas nacionales, que dejaron U$S 645 millones. Esto representa un total de U$S 2.484 millones que quedaron en la Ciudad.

El plan de control para extranjeros fue coordinado por el Gobierno porteño junto con los Ministerios de Transporte y de Turismo de la Nación, el ORSNA (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos) y Migraciones.

"Se trata de una muestra de saliva, es muy sencillo, no es el hisopado, dura menos de 10 minutos y no necesitan quedarse a esperar el resultado, ya que se les va a comunicar más tarde", explicó Felipe Miguel, el jefe de Gabinete del Gobierno porteño. “Siempre fue y es muy importante la responsabilidad individual de cada uno de nosotros. La pandemia no pasó, tenemos que seguir cuidándonos”, concluyó.