MADAGASCAR - La policía de Madagascar comenzó este lunes a sancionar a las personas que salen a la calle sin tapabocas o mascarillas de protección contra el coronavirus en las tres principales ciudades del país, obligándolas a barrer las aceras.

El presidente Andry Rajoelina hizo obligatorio el uso de máscaras en lugares públicos, tras levantar el 20 de abril el confinamiento impuesto a los habitantes de la capital Antananarivo y de las ciudades de Fianarantsoa (centro) y Toamasina (este).

"El 70% de la gente en la calle ha respetado la regla (...) porque temen tener que barrer las calles", dijo el jefe de operaciones de lucha contra la enfermedad COVID-19, el general Elak Olivier Andriakaja, en la televisión nacional.

"Se tomaron medidas antes de que las sanciones entraran hoy en vigor, con sensibilización, educación y la distribución gratuita de mascarillas; creo que eso es suficiente y ahora hay que aplicar las sanciones", agregó.

Según el número dos de la gendarmería, el general Christian Rakotobe, unas 500 personas fueron sancionadas.

Las imágenes de esos "condenados" a barrer las calles, incluidos extranjeros, circularon ampliamente en las redes sociales.

Hasta ahora, Madagascar ha registrado 128 casos de contagio por la COVID-19, de los cuales ninguno ha sido mortal y 75 ya se curaron.

Fuente: AFP