CAPITAL FEDERAL - Expertos nacionales en economía consideran que, a partir de la llegada de la vacuna, es necesario que la Argentina pueda generar confianza en los inversores, bonistas y la sociedad, y especificaron que, para que la Argentina pueda tener una marcada recuperación de las finanzas y, a su vez, se mejore sustancialmente la estabilidad del país, tendría que haber una vacunación importante en el mediano plazo o evitar el rebrote del virus.

Agregaron que se tiene que bajar el riesgo país para alcanzar una estabilidad cambiaria e implementar políticas claras desde el Gobierno, según apunta La Nación. Los puntos sobresalientes son que la vacuna podría mejorar los números fiscales y habría una reducción del déficit este año.

"La evolución del coronavirus va a influir sobre lo macroeconómico. En función de cómo evolucione la pandemia -si se requieren nuevas medidas, si se reduce la salida o si hay que hacerle frente a un rebrote significativo del virus-, va a influir en la capacidad económica del país", dijo Martín Vauthier, economista y director de Eco Go, a La Nación.

"Un rebrote generaría un impacto negativo y demoraría la capacidad de recuperación de la economía; esto también afectaría la dinámica fiscal",agregó.

También mencionó que durante los primeros meses, cuando rigió una cuarentena estricta, se vio una marcada caída en los distintos sectores productivos, lo que generó"una nueva categoría de gastos primarios" que implementó el Gobierno para hacerle frente al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y gastos vinculados a la pandemia "que aumentaron el déficit fiscal".

En el caso de la llegada de la vacuna y la aplicación en el corto plazo, indicó el economista, se generaría "un impacto en los números fiscales, la política monetaria y habría una reducción del déficit 2021 que se contempló en el Presupuesto".

Por otro lado, mencionó que el efecto contrario se vería en caso de que haya un rebrote.

La vacuna deja una perspectiva de que se pueda evitar una caída en la economía. "Pero la recuperación viene, antes que por la pandemia, con un sistema monetario consistente y el déficit fiscal", afirmó.

Según indicaron los expertos consultados, faltan señales claras en la política sobre el rumbo del país, un programa económico, fiscal y monetario consistente. Remarcan que es importante que el Gobierno haga especial énfasis en la brecha cambiaria.

"El riesgo país refleja que los inversores no tienen mucha confianza en la Argentina; lo mismo pasa con los bonos. La primera condición es que baje y para que eso pase es necesario que el Gobierno deje en claro un sistema monetario que genere confianza que permita bajar el riesgo país. Para las inversiones productivas es un paso importante que la política logre generar expectativa", señaló.

Los especialistas económicos explicaron que la llegada y aplicación de la vacuna puede ayudar a morigerar el impacto en la economía, pero aclararon que el problema que tiene la Argentina viene de larga data: "En todos los países se desplomó la inversión, pero la Argentina está en los niveles más bajos de América Latina. Desde 2010 a 2019 estuvo estancada por la falta de reglas claras, marcos regulatorios constantes e investigaciones financieras. Esta falta de confianza se ha profundizado con la pandemia", observó Vauthier.

En esa línea explica el economista Martín Kalos que la influencia que tiene la llegada de la vacuna al país "es marginal". Según su punto de vista, esto podría ayudar a consolidar y a concretar la perspectiva de que puede haber una recuperación en la pospandemia.

"Va a ayudar al rebote del 2021 respecto del piso que se ha tenido en 2020 en la actividad económica, pero todavía falta para que haya inversión y una perspectiva de crecimiento de mediano plazo. Para esto se necesita mucho más que solo salir de la pandemia y salir de la pandemia en la Argentina significa seguir teniendo todos los problemas que ya la habían puesto en recesión", expresó.

Según destacó Kalos, la Argentina acumula tres años de recesión de los períodos 2018, 2019 y 2020 y, si en 2021 va a tener un rebote va a estar partiendo de una situación muy frágil que requiere una coordinación de acciones entre el sector público y privado para que haya una perspectiva de crecimiento sustentable a futuro.

En tanto, el economista Matías Rajnerman no cree que la confianza mejore sustancialmente, ya que la vacuna, en líneas generales, es algo de corto plazo y no a mediano. "Es una cuestión de semanas y no tiene un impacto duradero. Si no llega la vacuna esta cuestión cambiaria va a continuar con un dólar en alza", observó.

Relata que en la Argentina más brotes de coronavirus significan una caída de la inversión. "Después viene el ATP y no hay mercado cambiario, más gastos implica emisión. Esto podría tener un impacto en el dólar y que se extienda a lo largo del año", explicó.

"Con vacuna hay posibilidades de que el dólar esté calmo y no se dispare, ya que estuvo muy influido por la pandemia. No tanto como el dólar, también se podría mejorar el consumo partiendo de picos más bajos que tendrían un efecto rebote. Sería distinto si las cuestiones cambiarias mejoraran", sintetizó.

Fuente: La Nación