CAPITAL FEDERAL -  El físico e investigador de Conicet, Jorge Aliaga, que realiza un seguimiento y análisis de los datos desde el comienzo de la pandemia, y aseguró que "cuando vos tenés un crecimiento exponencial, con una duplicación cada semana o 10 días, el problema es que pasás de tener pocos casos a tener muchísimos en pocas semanas porque un día tenés 5, a la semana 10, a la otra 20, la siguiente 40, la que sigue 80, 160, 320, etc".

En este sentido, dijo que "en la Ciudad de Buenos Aires había un crecimiento exponencial desde el 10 de abril, antes de que comience el testeo de los barrios populares, por lo que más allá del trabajo que se esté haciendo en estas zonas vulnerables hay que hacer un rastreo y aislamiento de los contactos de todos los confirmados".

"Este tipo de crecimiento, no importan en cuánto tiempo, pero lleva a una saturación del sistema; por eso es que hay que aumentar ese tiempo de duplicación lo máximo posible. Si se rastrea y aísla correctamente se puede aplastar la curva", sostuvo en diálogo con Télam.

En la misma línea que Aliaga, el investigador y especialista en bioinformática Rodrigo Quiroga sostuvo que "si los contagiados siguen creciendo al ritmo de hoy las unidades intensivas se saturarían a fines de la tercera semana de junio".

Para llegar a esta conclusión, el investigador hizo un cálculo estimado de las camas de terapia intensiva según información oficial, midió los tiempos de duplicación con el criterio del Ministerio de Salud de Nación, tomó como referencia que un 4% de los contagiados requieren cuidados intensivos y que éstos duran 10 días como mínimo.

"Todos los datos se pueden variar un poco y el resultado no cambia. Si no se intensifica el rastreo de contactos estrechos y se los aísla, y si cada persona no lleva al extremo los cuidados, tarde o temprano el sistema de salud va a estar saturado", sostuvo.

En relación a este escenario, fuentes sanitarias porteñas informaron a Télam que el crecimiento de los casos se debe de búsqueda activa del Detectar y que en el peor momento del pico de una pandemia se podrían ocupar las 300 camas de terapia intensiva dentro del subsistema público de la Ciudad.

Al día de hoy están ocupadas 74 (25%) de las 300 camas de terapia intensiva destinadas a pacientes con coronavirus y 373 (34%) de las 1.100 camas generales disponibles para pacientes moderados de los hospitales públicos porteños.

Además, hay 1.108 pacientes leves -que no requieren de cuidados especiales- alojados en hoteles.