BUTAN (ADNSUR) - En medio de la polémica por la falta de vacunas en algunos países del mundo entre los que se destaca la Argentina, un país logró inocular, en menos de una semana, a más de la mitad de su población.

Se trata de Bután, una pequeña nación asiática que comenzó con el periodo de vacunación el pasado 27 de marzo, y en tan solo 7 días logró aplicar una dosis de la vacuna de AstraZeneca al 62% de sus ciudadanos.

La campaña, la más rápida del mundo hasta el momento superando a Chile, comenzó con Dema, una administrativa de 30 años. En pocos días el proceso de Bután se convirtió en un ejemplo global, dado que hasta el pasado 6 de abril el país estaba detrás de Israel solo en un 0,3% en términos de la proporción de personas que recibieron al menos una dosis de la vacuna contra el Covid-19, siendo la nación europea el territorio con el puntaje de vacunación más alto del mundo hasta el momento.

Hasta ayer, en Bután casi 469.664 de la población total de 735,553 habían recibido una sola dosis de vacuna, representando esta cifra al 85% de sus ciudadanos.

 “Logramos la inmunización universal en la década de 1990 y siempre hemos tenido mucho éxito con las vacunas”, señaló Dasho Dechen Wangmo, ministro de Salud del país, respecto a su "preciado" sistema de cadena de frío.

Y sumó: “La inmunización actual depende de los programas existentes, ya había muchos sistemas implementados y facilitó la introducción de una nueva vacuna a través de mucha promoción y planificación a nivel micro”

Cabe destacar que como parte de un plan para contrarestar la influencia china en la región, Oxford-AstraZeneca envío de manera gratuita 600.000 dosis de la vacuna fabricada por el Serum Institute of India.