CÓRDOBA (ADNSUR) - Si se cumplen los plazos anunciados por el presidente, Alberto Fernández, a mediados de enero comenzará la vacunación contra el coronavirus. Hasta el momento la vacuna que pica en punta para ser la que de inicio a la campaña de inmunización es la desarrollada en Rusia, la Sputnik V.

Esta semana, una delegación proveniente de Moscú cerrará el contrato con el Gobierno nacional para la provisión de 10 millones de dosis. Por lo que las provincias comienzan diseñar la logística para comenzar la vacunación con las personas esenciales y de riesgo.

Es el caso de Córdoba. La provincia recibirá el 8,2 por ciento de las vacunas Sputnik V: 820 mil dosis, suficientes para inmunizar a 410 mil pacientes, un tercio de los que considera prioritarios el Ministerio de Salud provincial, asegura el medio La Voz. Como la mayoría de las vacunas que se encuentran en desarrollo, la Sputnik V requiere el diseño de una logística precisa para su distribución ya que precisa condiciones de conservación a 18 grados bajo cero y exige que desde el momento del descongelamiento a la aplicación no pasen más de 30 minutos. Los especialistas sostienen que estos requisitos pueden impedir su distribución en aquellos países que no tengan la infraestructura necesaria para mantener la cadena de frío de la vacuna.

Argentina, pese a estar en una mejor condición que muchos otros países etiquetados como subdesarrollados, también enfrenta este problema a raíz de su extensión territorial y a una infraestructura insuficiente en muchas regiones alejadas de los principales centros económicos.

Córdoba es ejemplo de ello, sin embargo, según consignan desde La Voz, desde la provincia elaboraron un plan: se compraron ya 100 freezers para mantener la vacuna a la temperatura exigida y ya hay conversaciones con empresas que transportan alimentos a 25 grados bajo cero (congelados, helados) para utilizar los vehículos para trasladar las vacunas dentro del territorio.

Incluso, se puso sobre la mesa la posibilidad de sumar a una cadena de heladerías con una fuerte presencia territorial y heladeras, en cada local, que podrían almacenar la vacuna rusa a la temperatura requerida. “No hay heladeras en los centros de salud de cada pueblo, pero sí en cada Grido, y hay un Grido en cada localidad”, graficó un funcionario provincial, cercano al diagrama de la compleja logística que demanda esta campaña de vacunación.

A su vez, para minimizar el riesgo de la perdida de cadena de frío, quienes vayan a recibir la vacuna deberán hacerse presentes en el mismo lugar donde se descongelará la vacuna.

En los próximos días, el Ministerio de Salud hará un ensayo general, un día de simulacro para tomar los tiempos de cada paso, para hacer entrar la logística dentro de los 30 minutos de vida útil que tiene la Sputnik V desde su descongelamiento hasta su aplicación.

Fuente: Nexofin