RAWSON (ADNSUR) - El escándalo en el PRO de Chubut se convirtió en una “bola de nieve” con consecuencias aún impredecibles, al incrementarse en estas horas el enfrentamiento entre el diputado provincial Sebastián López y la dirigencia de ese partido, que podría derivar en más repercusiones en el ámbito judicial y en una expulsión lisa y llana del legislador, que incluso ya conformó un bloque unipersonal en la Legislatura bajo el lema Integrando Chubut.

Todo se desencadenó luego de la difusión de una cámara oculta de un par de años atrás, en la que se veía al ex titular de Anses en Puerto Madryn ofrecer servicios de lobby o rosca política a favor de la minería, lo que derivó en dos denuncias cruzadas: primero el legislador denunció estar siendo extorsionado por la dirigencia de su partido, y luego el mismo partido pidió a la fiscalía que investigue lo sucedido.

Luego esto generó la ruptura del bloque de Juntos por el Cambio en la Legislatura, con los diputados de la UCR Manuel Pagliaroni y Andrea Aguilera por un lado, y el bloque unipersonal de López por el otro, y posteriormente, la convocatoria a una Asamblea Provincial del PRO, que es presidida justamente por el mismo López, en la que se lo había convocado para que de explicaciones sobre el asunto.

López no sólo no se presentó a la asamblea, sino que además envió un correo electrónico en el que renunciaba a participar y también a presidir ese organismo, aduciendo falta de tiempo para encargarse de esa función. Esto no fue aceptado por los miembros de la asamblea, quienes remitieron las actuaciones al Tribunal de Disciplina del PRO, que ahora deberá hacer una investigación y emitir un dictamen con los pasos a seguir, que podría ser la expulsión del partido, que debería ser ratificada por la misma asamblea.

Pero además de este escándalo interno, es probable que haya más repercusiones en el ámbito judicial, ya que según trascendió, además de la denuncia por el video de la “rosca”, se habría presentado otra acusación en la fiscalía de Puerto Madryn, esta vez adjuntando la prueba de un audio que podría comprometer a López, quien podría haber incurrido en presunto tráfico de influencias para incidir en la votación de una modificación de una ordenanza en el Concejo Deliberante de la ciudad del golfo hace un par de meses atrás.

El tema hasta ahora permanece en silencio, pero podría generar una gran repercusión si es que algún fiscal llega a iniciar actuaciones para chequear la veracidad de los dichos. Es decir, el del PRO es un escándalo de dimensiones aún desconocidas.