José de San Martín, la localidad chubutense ubicada en el valle del río Genoa, a 7 kilómetros de la Ruta Nacional N° 40 en plena estepa patagónica, en las últimas horas se vio obligada al cierre total de sus actividades debido al brote de coronavirus que sufrió en su población de 2000 habitantes.

La razón de este contagio masivo serían dos fiestas clandestinas, según indicaron autoridades locales. Por este motivo, se decidió la suspensión de clases presenciales en las escuelas, de competencias y prácticas deportivas, culturales y religiosas, entre otras.

Las tareas se realizan solo mediante personal del Municipio, sin atención al público, al menos por los próximos 10 días.

El bioquímico del hospital rural, Fernando Jofré, sostuvo que desde hace quince días se presenta un crecimiento notorio en la cantidad de casos y se acentuó durante este último fin de semana, “debido a que se realizaron dos fiestas clandestinas”.

“La situación nos llevó a tomar una serie de medidas junto con el Municipio, y esperamos poder contener los casos”, afirmó el profesional en FM Tiempo Esquel.

Además, señaló que los ciudadanos concurren a hacerse el hisopado en el hospital ,y en las dos últimas semanas, se realizó un total de 25 hisopados “con una alta positividad de Covid-19”, indicó Jofré.

El bioquímico lamentó que pacientes que internan en ese hospital no están vacunados y llegaron a tener las cinco camas Covid ocupadas, y una derivación al Hospital Zonal Esquel.