BUENOS AIRES - Oscar García Rúa, un paciente con covid-19 que falleció en las últimas horas había recibido la autorización judicial para tomar dióxido de cloro, pero se determinó que se lo dio un médico externo al Sanatorio Otamendi.

El Juez Federal Subrogante, Javier Pico Terrero había ordenado que se le administrara dióxido de cloro luego de un recurso de amparo que presentó su familia ante la gravedad del paciente.

Sin embargo, Oscar García Rúa no recibió la sustancia de parte del centro de salud donde falleció sino que se la había suministrado un médico externo al Otamendi. 

El nosocomio previamente había apelado el fallo judicial y se negaron a darle este compuesto químico como tratamiento alternativo al oxígeno. 

La composición no está autorizada para el tratamiento de COVID-19 y no está indicada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). La misma, en reiteradas ocasiones señaló que los productos que se promocionan con dióxido de cloro no están autorizados como medicamentos o suplementos dietarios, ni cuentan con estudios que demuestren la eficacia.