PUERTO RICO (ADNSUR) - La tragedia golpeó a la familia estadounidense  de Chlloe Wiegand, de un año y  siete  meses, cuando disfrutaba junto a su familia de un viaje en crucero en  julio de 2019 en Puerto Rico. La pequeña cayó por una ventana del crucero desde un piso 11 y murió. El único acusado: su abuelo Salvatore Anello. En las últimas horas se conoció que  fue condenado por homicidio negligente por la muerte de la pequeña. 

El abuelo de la menor había reconocido el pasado mes de octubre de 2020 su culpabilidad después de alcanzar un acuerdo con las fiscales Laura Hernández e Ivette Nieves. La nieta de Anello, Chlloe Wiegand, de un 1 año y 7 meses en aquella fecha, cayó por una ventana del crucero ""Freedom of the Seas", de la empresa Royal Caribbean desde una altura de 11 pisos cuando la embarcación estaba anclada en San Juan, según publica Telefe Noticias.

La Fiscalía de San Juan ofreció en diciembre pasado un acuerdo a Anello para que se declarara culpable de homicidio negligente y evitar así la cárcel, a lo que accedió finalmente. Anello se declaró inicialmente inocente de homicidio negligente tras ser acusado de ese cargo por sujetar a la menor en la parte exterior de una ventana del crucero, antes de que cayera al vacío y perdiera la vida.

El abuelo de la pequeña aseguró en su defensa que pensaba que la ventana permanecía cerrada y que el daltonismo que sufre, que no le permite distinguir colores, provocó la confusión que llevó al trágico desenlace. Sin embargo, Royal Caribbean, aportando material grabado, defendió que Anello tenía certeza de que la ventana estaba abierta el día en el que ocurrió el suceso.

La familia de Anello durante el proceso legal demandó a la naviera Royal Caribbean al entender que las medidas de seguridad eran deficientes al tener las ventanas abiertas sin previo aviso.