CALETA OLIVIA (ADNSUR) - El asesinato del prefecto Ricardo Soto conmocionó al país y pegó hondo en el interior de la Prefectura.

El agente fue asesinado por un joven de 21 años cuando realizaba un control de rutina en Puerto Deseado. El asesino le habría disparado por la espalda para luego darse a la fuga. Pedro Espinoza, quien es su huida tomó un rehén finalmente fue ultimado de un disparo luego que se le trabó la pistola que llevaba consigo. 

Este viernes a la noche en la sede que Prefectura tiene en Caleta Olivia, Santa Cruz, homenajearon a Soto. Con sirenas prendidas, saludo protocolar y un minuto de silencio le rindieron homenaje al prefecto.

Se vivieron emocionantes momentos.