Las autoridades de Bombay, en el oeste de India, han anunciado este jueves la prohibición de las celebraciones de Año Nuevo, así como las reuniones de más de cuatro personas en espacios públicos, en un momento en el que el principal centro financiero del país ha registrado 5.803 casos de coronavirus en las últimas horas.

La medida estará vigente hasta el 7 de enero y afectará a cualquier espacio público cerrado, ya sean establecimientos de hostelería, ocio nocturno y complejos turísticos. No obstante, no se han fijado normas para los festejos en el ámbito privado, aunque las autoridades han apelado a la responsabilidad de los ciudadanos.

La decisión se ha tomado después de que la ciudad haya registrado el miércoles 5.803 casos nuevos de coronavirus de los 13.154 a nivel nacional que se han contabilizado, así como otros 268 fallecidos. En total, más de 34,8 millones de personas en India han contraído la enfermedad, de la cual alrededor de 481.000 no han podido recuperarse.

En paralelo a esta medida, el Gobierno de Maharashtra, estado al que pertenece Bombay, se ha reunido el miércoles para fijar restricciones a libertad de movimientos y a estas celebraciones en el resto de la región, así como para planificar la puesta en marcha de la vacunación para jóvenes entre 15 y 18 años.

Junto a Maharashtra, otros gobiernos regionales han impuesto restricciones similares en otros estados como Madhya Pradesh, Haryana y Gujarat, o en la ciudad de Nueva Delhi.

Con información de La Nación

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!