Aunque la situación es variable y puede modificarse con el paso de las horas, la “foto” de la mañana del miércoles en ámbitos sanitarios de la ciudad era fuertemente preocupante. Es que la terapia intensiva del hospital Alvear estaba colmada en su totalidad, con dos pacientes Covid internados en guardia a la espera de que se liberen camas, lo que finalmente ocurrió en horas de la tarde y pudieron ser internados en terapia.

“A esta hora los pacientes que estaban en guardia pudieron ser ubicados y si bien no tenemos camas de terapia disponible, tampoco hay pacientes en espera –confirmó el doctor Gustavo Blanco, director del hospital, ante la consulta de esta agencia-. De todos modos, esto es dinámico y puede cambiar en las próximas horas, porque se van resolviendo situaciones sobre la marcha, o a medida que los resultados de PCR se confirman o resultan negativos”.


Si bien no todos los casos corresponden a pacientes Covid, precisamente la preocupación de directivos médicos pasa por esa condición, ya que al haber circulación normal de personas este año se registran internaciones por patologías comunes o accidentes, que el año pasado estuvieron restringidos por la cuarentena dispuesta desde marzo. 

Así, por más que el número de casos hoy todavía no llegue al mismo impacto que en los peores picos de la pandemia, como los registrados entre octubre del año pasado y enero de este año, la preocupación crece frente a una posible saturación.

“No se han repetido situaciones en toda la pandemia –había explicado el doctor Blanco el día lunes, antes de que se conociera esta saturación de la UTI-. El año pasado era plena atención Covid, con la mayoría de la población a resguardo en su domicilio. Y este año esperamos a ver cómo se irán dando las medidas de prevención. Creo que nuestra población tiene que ir admitiendo medidas de prevención, para circular menos, al mismo tiempo que los espacios de los hospitales públicos o del sector privado se vayan saturando”.

¿Cómo está el semáforo epidemiológico de Comodoro?

El año pasado se creó un sistema que fue divulgado por la ONG Argentinos por la Educación, para medir tres variables en relación a la pandemia y evaluar la situación sanitaria de las distintas ciudades. Los tres parámetros, que la organización estableció como propuesta para evaluar la reapertura de escuelas pero que resulta una matriz de análisis adecuada para otras actividades, son:

🚦 Grado de circulación del virus: prácticamente en todas las ciudades es de carácter comunitario (hoy esa duda sólo se aplica a las nuevas mutaciones del virus, de los que se sospecha que circula en Comodoro Rivadavia). 

🚦 La segunda variable para el análisis es la ocupación de camas de terapia intensiva: según aquel esquema de evaluación, ente 60 y 80 por ciento de ocupación de camas, la situación indicaría riesgo medio, o “semáforo amarillo”; por encima de esos porcentajes, se pasaría al rojo, mientras que por debajo se permanecería en riesgo sanitario bajo, identificado con el color verde.

🚦 El tercer elemento surge de un cálculo matemático, que resulta de dividir el número de casos nuevos en la última quincena, frente a la cantidad de nuevos casos en la quincena anterior. Si el coeficiente obtenido se ubica entre 0,8 y 1,20, el riesgo es medio, o semáforo amarillo; por encima de 1,20 es alto riesgo y por debajo de 0,8, semáforo verde.

Si se analizan los nuevos casos acumulados específicamente en las ciudades de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly surgen los siguientes resultados, según pudo relevarse para este informe exclusivo de ADNSUR: en el parte del 3 de mayo, con datos obtenidos hasta el mediodía del domingo 2 de mayo, había 23.070 casos acumulados totales, lo que significa 1.024 nuevos positivos, al compararse contra el parte de dos semanas antes, es decir el lunes 19 de abril, con datos acumulados hasta el domingo 18. Esa marca, a su vez, significó un crecimiento de 852 nuevos casos, frente a la medición del 5 de abril. Como el coeficiente surge de dividir los nuevos contagios de la segunda quincena, sobre la inmediatamente anterior, el resultado obtenido es de 1,2. Es decir, las ciudades se encuentran en el borde de ingresar al semáforo rojo en cantidad de casos.

Al combinarse las tres variables, es decir el alto porcentaje de camas de terapia intensiva ocupada, por encima del 90 por ciento, más el coeficiente de aumento de casos en un contexto de circulación comunitaria desde hace varios meses, surgiría que la región está en zona de alto riesgo sanitario.

68 positivos por día

Otro indicador que surge del análisis de los partes oficiales del Ministerio de Salud es la cantidad de contagios por día. De esto surge que el promedio se ubica en 68 contagios por día, en la quincena que va desde el 19 de abril al 3 de mayo, para Comodoro Rivadavia y Rada Tilly.

Paralelamente, en el Plan Detectar se registraba hasta comienzos de esta semana un aumento sostenido en el número de consultas, pero el índice de positividad (es decir, resultados confirmados tras el análisis de PCR o test de antígenos) permanecía todavía cercano al 30 por ciento. 

Ambos indicadores, aunque por ahora pueden calificarse como favorables, tienen margen para empeorar, si se compara con lo ocurrido hasta hace pocos meses: los casos diarios no bajaban de 120, mientras que la positividad superaba el 50 por ciento.

Por eso es importante el mensaje que enfatizan los profesionales médicos que batallan día a día contra las complejidades de una enfermedad que no da tregua y que en esta segunda ola amenaza con atacar peor a los más jóvenes. La situación se agravará o se mantendrá estable, de acuerdo con los grados de responsabilidad que pueda ejercer la población, ante las limitaciones para volver a una cuarentena más estricta.