COMODORO RIVADAVIA - Stuttgart, Alemania, se convirtió en el hogar del comodorense Dante Sanchez, un bailarín de tango. Junto a su compañera Indira Hiayes tuvieron que readaptarse a la "nueva normalidad" que la pandemia del coronavirus impone en todo el mundo.

Este lunes, a través de la TV Pública, la pareja de bailarines transmitió por Zoom desde las calles alemanas, mostrando el protocolo sanitario que impera en el lugar. "Está golpeada la situación del tango y va a ser difícil volver, tiene que ver con el tacto, somos una de las pocas parejas que estamos trabajando con el tango, somos muy afortunados", relató Dante a Radio Del Mar.

"Somos dos, junto con mi compañera Indira Hiayes, los dos trabajando en la escuela desde febrero, además de trabajar en la Escuela de Tango trabajamos en diferentes puntos de Europa, así que nos tuvimos que adaptar", continuó.

Con el tango en la sangre: los comodorenses que le enseñan a los alemanes a bailar "el 2x4"

Explicó que "en dos días se canceló todo, nos tuvimos que adaptar, dar clases por Zoom. En Alemania están muy adaptados, acá no hubo cuarentena, todo cerrado pero se permitía actividad física, reunirse con poca gente (cercana), pasear, andar en bici. La cuarentena estricta no la vivimos pero si la suspensión de trabajos, todos los campeonatos de tango se suspendieron, afortunadamente está pasando y Alemania es uno de los países mejor parado”.

"Venimos viajando un año y medio sin casi tocar Argentina, por Australia, Nueva Zelanda, China. El año pasado estuvimos en esta ciudad y la Escuela de Tango para la que trabajamos nos ofreció que querían ampliar conocimiento en tango y vivir en Alemania no es una oportunidad que se da todos los días, lo hicimos y estamos muy contentos de trabajar de algo que nos gusta, que es nuestro, argentino. Es muy satisfactorio, la gente es muy atenta, acá se vive una realidad totalmente diferente”, relató a la emisora radial comodorense.

Dante cuenta que la pandemia los obligó a reestructurar sus planes. "No fue tanto el golpe económico sino en lo artístico, este año teníamos muchísimas invitaciones, más que nada el lado artístico y emocional, después la plataforma Zoom nos permite trabajar. Ni bien empezaron las restricciones mandaron mail y mensajes que querían tomar clases desde Nueva Zelanda, Australia, Brasil, Argentina, Estados Unidos, de alguna manera somos artistas y lo que hacemos es crear, todos tuvimos que reinventarnos y crear nuevos métodos de trabajo y funcionó muy bien”.

Con el tango en la sangre: los comodorenses que le enseñan a los alemanes a bailar "el 2x4"

Los alemanes y su gusto por el tango

Dante cuenta que los alemanes tienen un sentimiento muy cercano con el tango: "son muy estudiosos con el baile y la música, el bandoneón nació acá, se sienten muy cercanos a la música, buscan en YouTube conciertos de Piazzolla, Pugliese, son creadores de la música electrónica y con el boom fue furor", aunque reconoció que "no tienen la soltura con el baile, pero la terminan sacando y va bárbaro. Hablamos todo en inglés, Alemania habla en inglés también, entonces de a poco vamos aprendiendo el alemán, es un idioma difícil, hay un dicho que dice que ´la vida es muy corta para aprender alemán´”.

“Vamos a permanecer acá porque de a poco se están abriendo ofertas de trabajo en algunos países, es el lugar donde tenemos que estar, haya pandemia o no trabajamos, acá podemos viajar muy fácilmente a otros países. Cuando estamos allá (Argentina) nos centramos en Buenos Aires, si podemos vamos a Comodoro a visitar a la familia. Todavía no tuvimos la oportunidad de ir a bailar a Comodoro, estaría bueno, no tenemos los tiempos, pero siempre es el deseo de ir y bailar allá, dar nuestros seminarios y clases como en cualquier lugar del mundo”, expresó.