COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Un total de 190 personas perdió la vida por COVID 19 en Chubut según el registro oficial del 31 de enero, transformándose en el peor mes en lo que va de la pandemia, ya que superó a los períodos más críticos de octubre y noviembre, con 166 y 165 personas fallecidas, respectivamente, en toda la provincia. La situación en Comodoro-Rada Tilly terminó apenas por debajo de aquella triste marca, con 90 fallecimientos, frente a los 92 de octubre. Si se cuenta el total del Área Programática, los decesos ascienden a 95, frente a 99 casos del décimo mes del año pasado.

Aunque el número de contagios ha encontrado una cierta estabilidad en los últimos días, ya que al menos no siguió creciendo al ritmo que lo había hecho durante diciembre y principios de enero, el primer mes del año 2021 trajo la novedad de un aumento en la letalidad que provoca la enfermedad. El total de fallecimientos en la provincia de Chubut, desde el inicio de la pandemia, asciende a 727 personas.

En Comodoro Rivadavia-Rada Tilly suman 350 personas, elevándose a 372 cuando se suman los pacientes fallecidos de Sarmiento, con 21 personas y una persona de Río Mayo.  Hasta el momento se contabilizan 45.603 personas recuperadas en la provincia, mientras permanecían 1.735 casos activos hasta el mediodía del domingo último. Y el 83 por ciento de las muertes afecta a mayores de 60 años.

Desde el Ministerio de Salud, Fabián Puratich ponderó en las últimas horas el freno del aumento en el número de contagios, aunque reconoció que el nivel todavía es elevado: “Se ve en área programática Sur, Trelew y Norte un descenso sostenido de casos con una meseta aún alta (se empieza a marcar un leve descenso) y en Área Esquel un aumento en la última semana. Nuestra provincia es extensa y con realidades distintas”, dijo el ministro el sábado último, en su red social Twitter. Fue al presentar gráficos que muestran indicadores de leves descensos en la cantidad de casos positivos en las últimas semanas.

“Las campañas de vacunación son las herramientas con las que contamos para convivir con este virus respiratorio y que tenga las menores consecuencias posibles sobre nuestras comunidades -siguió posteando el ministro-. Por eso te decimos que a pesar del cansancio y hartazgo no es momento de relajarse, es momento de renovar fuerzas y fortalecer nuestro compromiso”.

En uno de los folletos de prevención de la enfermedad, la cartera de salud hizo alusión a la mortalidad: “El 83 por ciento de las muertes por COVID-19 se produce en personas mayores de 60 años”, señala el dato oficial. Y alerta sobre la transmisibilidad, reflejando que las personas de menor edad tienen la gran responsabilidad en el cuidado de sus mayores: “El 85 por ciento de los casos confirmados son en menores de 60 años”.