ESPAÑA (ADNSUR) - María Branyas tiene 113 años, es la mujer más longeva de España y ahora también es la persona más anciana en superar el coronavirus, luego de recuperarse de la enfermedad que la mantenía aislada desde fines de marzo.

Branyas, que vive en una residencia de mayores en la localidad de Olot, Girona, Cataluña, dio negativo en el último test que le hicieron este lunes. De acuerdo a lo que explicó su hija Rosita, la recuperación que tuvo fue "estupenda". "Es una mujer mujer fuerte y positiva", sostuvo, según publica la agencia EFE.

De padres españoles, Branyas nació en 1907 en San Francisco, Estados Unidos, donde trabajaba su papá. A los ocho años volvió a España donde, con el tiempo, formó una familia.

El pasado 4 de marzo, poco antes de caer enferma, había cumplido 113 años. Ese día, cuando aún no se había impuesto el confinamiento obligatorio, pudo ver a sus familiares. Ese momento quedó registrado en una cuenta de Twitter que lleva su nombre, donde habitualmente se suben fotos, tanto viejas como actuales.

Durante su aislamiento, la vida le cambió poco, aunque estaba muy "aburrida", comentó Rosa. "Está bien, dentro de todo, con las pequeñas molestias que todo el mundo puede tener a esa edad", agregó su hija.

La mujer más longeva de España dice que su secreto es "tener buena salud", ya que nunca fumó pero tampoco hizo más deporte que pasear con sus amigas. María se casó en 1931, tuvo tres hijos y, ahora, tiene once nietos -uno de los cuales ya tiene sesenta años- y trece bisnietos. Además de ella, otras dos ancianas de 101 y 107 años se recuperaron de COVID-19 en ese país europeo.