COMODORO RIVADAVIA (Por GEOAMBIENTE / ESPECIAL PARA ADNSUR) -

La ONU (Organización de Naciones Unidas) define como residuo a todo material que no tiene un valor de uso directo que es descartado por su propietario.

¿Todo lo que descartamos carece de valor?

A diario descartamos papel, cartón, plásticos, vidrio, metales, restos de alimentos.

La producción de residuos per cápita en kilos por habitante y por día está estrechamente vinculado a los ingresos familiares. En aquellos países donde su población recibe escasos ingresos (US$ 350/año) los residuos generados en Kg/hab/día no superan los 0,6 en cambio en los industrializados (US$ 17000/hab/año) llega a 2, 2kg/hab/día.

Esto nos habla claramente del tipo de producto que adquieren los habitantes de los distintos países.

La composición porcentual de los residuos indica claramente las características de las poblaciones.

En Argentina se producen 12.325.000 toneladas de basura por año; de ellas, 4.268.000 de la provincia de Buenos Aires, la mayor generadora de residuos. Tierra del Fuego, en cambio, es la última de la lista, con 26.000 toneladas por año.

Vinculado esto a la cantidad de habitantes y al nivel socioeconómico de las distintas provincias.

EN COMODORO, UN KILO DE BASURA POR HABITANTE POR DÍA

En Comodoro Rivadavia cada habitante genera aproximadamente un kilo de basura por día, que es depositada en el basural a cielo abierto para su disposición final o, en el peor de los casos, en los basurales clandestinos que inicia y genera el mismo ciudadano. Los residuos se contaminan el ambiente y generan enfermedades.

Infraestructura para el tratamiento y valorización de los residuos

Comodoro Rivadavia es la última ciudad chubutense en incorporar infraestructura para el tratamiento y valorización de los residuos sólidos urbanos y de esta manera comenzar a cerrar los basurales a cielo abierto.

Esquel lo hace desde febrero de 2007 con una planta de tratamiento que cuenta con un sector de clasificación de basura inorgánica, donde actualmente se recuperan quince tipos de material diferentes para ser reinsertados en la cadena productiva.

Posee también un sector destinado a tratamiento de la fracción orgánica de los residuos, que se realiza mediante una técnica de estabilización denominada compostaje, la cual convierte a la mencionada fracción en una enmienda orgánica de gran utilidad y con valor agregado.

Para la disposición final de aquellos residuos que no pueden ser recuperados, se encuentra dentro del mismo predio un relleno sanitario en el cual se entierran los residuos de manera segura e inocua.

Desde el primer trimestre de 2013 funciona en la comarca Virch-Valdez diferentes infraestructuras que se utilizan a los fines de poner en valor los residuos, incluye dos estaciones de clasificación y transferencia, una en Puerto Madryn y la otra en Trelew más un relleno sanitario ubicado entre ambas localidades. Para operarla se conformo un consorcio entre los municipios cercanos adjudicándose la operación a una empresa privada.

Nuestra ciudad esperó mucho tiempo para tener la infraestructura adecuada que permita realizar un adecuado tratamiento y disposición final de los residuos urbanos. Actualmente está en funcionamiento el Complejo Ambiental Integral de

Acondicionamiento y Reciclaje (CAMBIAR COMODORO) con una planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos y un relleno sanitario SECO, es decir, con un sistema de prensado y enfardado previo a la disposición final.

Una de las más modernas infraestructuras de la provincia y el país inclusive, la primera en utilizar un modelo de disposición final diferente a los rellenos sanitarios convencionales.

CAMINOS DIFÍCILES

Para construir y poner en funcionamiento este complejo ambiental, hemos tenido que transitar muchos caminos difíciles de decisiones políticas comprometidas. Algunas aceleraron el proceso de concreción del proyecto.

Además de esto, se tuvo que elaborar un marco normativo que regule la gestión integral de residuos sólidos urbanos (Ord. 11638/14) y un nuevo marco contractual para que el complejo ambiental que es propiedad del municipio de Comodoro Rivadavia, tenga un operador encargado de operar y mantener el sistema y dar tratamiento y valorización a nuestros residuos.

Somos responsables de los residuos que generamos, llegó el momento de que nosotros, los ciudadanos estemos dispuestos a comprender y colaboremos para que todos los esfuerzos que se tuvieron que hacer realmente no caigan en saco roto y lograr colectivamente que nuestra BASURA se transforme en recursos minimizando el impacto ambiental asociado.

Empeñamos nuestro futuro con cada año que pasa y que el proyecto no recibe el apoyo ciudadano correspondiente generando un impacto ambiental mayor tanto en barrios de Comodoro Rivadavia como en la vecina ciudad de Rada Tilly y en la zona costera, con dificultosa remediación.

COMPROMISO

El cierre definitivo del basural a cielo abierto es inminente. Si bien ambientalmente tiene muchísimas y evidentes ventajas, no hay que dejar de vista que también se deberá abordar aspectos sociales de vulnerabilidad, inclusión laboral y social de las personas que aún hoy siguen subsistiendo de nuestros residuos.

Habitantes de la ciudad, que sabiamente le dan un valor agregado a los que otros consideran un residuo siendo esta su fuente de trabajo. Familias enteras, invisibles tras el humo, obtienen sus alimentos, indumentaria, juguetes en este insalubre y contaminado lugar.

¿Cómo podemos sumarnos a este cambio colectivo?

Modificar esta realidad es sencillo si somos responsables, debemos comenzar a separar nuestros residuos en origen. Es decir, en casa, en el negocio, en la oficina, en el club y en los espacios públicos.

¿Qué debo hacer?

Independiente de la forma que cada uno elija, solamente hay que comprender que ciertos materiales son potencialmente reciclables y otros no lo son. Por ello es importante seguir las recomendaciones del municipio y de la normativa vigente. Debemos separar los residuos húmedos de los residuos secos.

Si mezclo en la misma bolsa, restos de comida, con papeles, cartones y otros productos reciclables, estos últimos pierden la posibilidad de ser reciclados. Por otra parte, hay ciertos residuos húmedos que son compostables y que podrían ser utilizados como abono para nuestras plantas.

Y… ¿Donde va cada cosa?

Ya que es necesario realizar una recolección diferenciada, nosotros debemos organizarnos y gestionar inicialmente nuestros residuos de la siguiente manera:

Los residuos que son reciclables (Residuos Secos) los debo acopiar en casa y llevarlos hasta el iglú más cercano.

Aquellos que no lo son (Residuos húmedos) los debo dejar en mi cesto domiciliario para que se lo lleve el camión recolector.

Este sería por ahora el primer paso a realizar como ciudadanos para colaborar por nuestro medio ambiente. Es necesario empezar a generar el hábito de separar en nuestros hogares para luego transportar por nuestros medios los residuos reciclables a los iglúes más cercanos.

De esta manera nos garantizamos que esos residuos se transformarán en recursos y que no terminarán enterrados en ninguna parte de la ciudad. La educación ambiental tiene un rol fundamental ya que nos ayuda a pasar de tener información para tener conocimiento y comprensión de lo importante que puede ser para la ciudad nuestro pequeño esfuerzo de SEPARAR.

Los niños pueden colaborar en esta tarea doméstica como un juego y como una forma de garantizarnos un futuro más saludable para todos.

Algunos datos adicionales para entender el proceso

¿Qué son los residuos sólidos urbanos?

Se denomina residuo sólido urbano a aquellos elementos, objetos o sustancias que como consecuencia de los proceso de consumo y desarrollo de actividades humanas, son desechados y/o abandonados en el ejido municipal cuyo origen pueda ser doméstico, comercial, institucional y asistencial.

No están incluidos en esta definición los residuos patológicos, peligrosos, escombros, restos de materiales de construcción, residuos orgánicos industriales y residuos radiactivos.

¿Qué es la gestión integral de residuos sólidos urbanos?

Es el conjunto de actividades interdependientes y complementarias entre sí, que conforman un proceso de acciones para el manejo de estos residuos con el objeto de proteger el ambiente y la calidad de vida de la población.

Esta gestión integral incluye las siguientes etapas:

a) Generación: es la actividad que comprende la producción de residuos urbanos

b) Disposición inicial: es la acción por la cual se depositan o abandonan los residuos efectuado por el GENERADOR y debe realizarse en forma correcta para no dañar el ambiente.

c) Recolección: es el conjunto de acopio y carga de los residuos en los vehículos recolectores

d) Transporte: comprende los viajes de traslado de los residuos entre los diferentes sitios comprendidos en la gestión integral.

e) Tratamiento: es el conjunto de operaciones tendientes a la clasificación, acopio, acondicionamiento y valorización de los residuos.

Se entiendo por acondicionamiento a las operaciones realizadas a fin de adecuar los residuos para su envío a reciclaje o disposición final según el caso.

Por su parte, la valorización es todo procedimiento que permita el aprovechamiento de los recursos contenidos en los residuos mediante el reciclaje en forma física, química, mecánica o biológica y/o la reutilización.

f) Disposición final: comprende al conjunto de operaciones destinadas a lograr el depósito permanente de los residuos urbanos, así como de las fracciones de rechazo inevitables resultantes de los métodos de tratamiento adoptados.