Luego de un año y medio de pandemia, y en el Día de la Sanidad ADNSUR conversó con Gisela Garzón, enfermera de Terapia Intensiva de la Clinica del Valle, que destaca el arduo trabajo que los profesionales de la salud realizaron desde el inicio de la pandemia y valora la baja de casos activos y contagios a partir de las campañas de vacunación.

"Hoy solo tenemos un paciente en terapia intensiva COVID, es una alegría decir que tenemos un solo paciente", enfatizó Gisela, y agregó que "el día de la sanidad es para todos enfermeros, médicos, recepción camilleros, hotelería, cocina, y demás... Realmente el trabajo ha sido mucho y todos nos tuvimos que adaptar".

"La demanda es mucha, hay mucho trabajo actualmente con otras patologías, estamos completos. Pero el hecho de que hayan bajado los pacientes con COVID es una situación particular, porque para atenderlos hay que vestirse, estar 8 horas con doble barbijo, mascara facial, y es agotador... haber bajado los pacientes COVID es una alegría", remarcó.

"Los protocolos siguen igual, para pacientes con otras patologías, se utilizan barbijos por seguridad. Para pacientes covid los protocolos son iguales, para poder estar frente al trabajo, si uno se contagia se complica nuestro trabajo", dijo.

"En lo personal, cuando tenemos ingreso de pacientes, pregunto si se vacunaron o no, pero creo que la vacunación fue fundamental para los cuidados del COVID", sostuvo.

DESAFÍOS DE LA PANDEMIA

"Pasamos de ser lo peor, nadie nos quería, se rompieron autos del personal de salud, después pasamos a ser héroes. Hoy queda reflexionar sobre todo lo que nos ha enseñado la pandemia", recordó.

"Nos ha tocado armar protocolos en base a esto, armar simulacros en base a esto, dedicamos mucho tiempo a armar los protocolos para que sean seguros para nuestros compañeros y familia, me quedó con eso", señaló.

Y remarcó: "Hoy me quedo con lo positivo, hemos aprendido, afianzado conocimientos y tengo confianza en lo que hago".

"Nosotros empezamos a prepararnos antes de que la pandemia llegue a Comodoro, pero teníamos que aprenderlo porque era lo mejor para cuidarnos. Hoy ese miedo ya no existe, ganamos mucha confianza", aseguró.

HABITOS QUE FORMAN PARTE DEL TRABAJO DIARIO

Gisela mencionó que "se está educando en servicio, esta semana recibimos 3 enfermeros nuevos, la educación en servicio es permanente. El servicio no es fácil, cuesta adaptarse, porque la carga laboral es intensa y el estrés igual. Es bueno ver si hay ganas de quedarse y si pueden. Es cuestión de saber manejarlo".

Y remarcó que "no todo tiene que ver con las técnicas, sino por el estrés. Es difícil porque ingresan pacientes muy jóvenes y otros abuelos que estuvieron juntos todo la vida e ingresan y se ponen tristes. También los familiares que plantean que no son los mismos que estaban en su casa antes de ingresar, ahí tenemos que explicarle a la familia, contenerlos".

"El familiar no es el mismo que vieron en casa, está lleno de cables, sondas y quedan mirando raro, entonces le explicás para qué sirve cada cosa, si suena o no y por qué. Ahí los familiares se calman, pero es un trabajo de todos los días, al que ingresa se le enseña todo eso en pos de la mejoría del paciente", apuntó.

 NUEVAS MEDIDAS ¿ESTAN DE ACUERDO?

"Los casos están bajando, no sé si este es el momento, creo que hay que esperar un poco, lo del barbijo se puede aplazar un poco más", consideró, pero remarcó que -en cualquier caso- "no hay que dejar de cuidarse, las medidas están dadas por terminadas por parte del gobierno, el cuidado es de uno. Sabemos que no se puede estar todo el tiempo en la misma situación, pero tenemos que cuidarnos con el lavado de manos, alcohol en gel y el barbijo".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!