La mujer embarazada, una vecina de Restinga Alí, comenzó con trabajo de parto en su casa. La familia se comunicó con el Centro de Salud del barrio y hasta la casa llegaron las trabajadoras de salud. Luego de ser asistida y recibir las primeras atenciones de su vida, la pequeña y su mamá fueron trasladadas al Hospital Regional, donde quedaron a la espera del alta.

Karina Alvarenga, trabajadora en terreno del CAPS de Restinga Alí, relató que todo ocurrió el viernes pasado. Cuando una familia del barrio se acercó para pedir ayuda ya que una vecina estaba en trabajo de parto. Por lo que junto a la médica Lía Mitrovich, generalista del CAPS, y la enfermera Rosalía Solís, se acercaron a la casa y se hicieron cargo de la situación para acompañar y contener a la madre y su familia.

 “La verdad que la experiencia fue única, al menos para mi como trabajadora comunitaria de salud en terreno, porque si bien mi trabajo es en territorio, con las familias del barrio, no es habitual que en el primer nivel de atención se vean partos”, contó  sobre la experiencia vivida. 

 Luego de ser asistida y recibir las primeras atenciones de su vida, la pequeña y su mamá fueron trasladadas por la ambulancia del SEM 107 al Hospital Regional, donde la mujer quedó internada junto a su bebé a la espera del alta.

La noticia se convirtió en hecho celebrado en medio de esta pandemia por coronavirus, no solo por la llegada de la beba, sino por la respuesta de los trabajadores del CAPS de Restinga Alí, quienes acudieron en forma inmediata, con profesionalismo y permitieron que la beba nazca con vida y sea atendida en una maternidad segura.