El intendente, Juan Pablo Luque, recorrió el vivero municipal, un lugar que estaba abandonado y esta gestión lo convirtió en el espacio de gestación del Plan de Arbolado Urbano, que permite sembrar las especies que luego se plantan en los distintos barrios de la ciudad para hacer de Comodoro un lugar más verde.

Se trata de un espacio de una hectárea, que el Municipio está recuperando en su apuesta por uno de los ejes principales de la gestión de Juan Pablo Luque, que es ir hacia una ciudad verde y sustentable con el medio ambiente. En ese proceso, se han recuperado muchas especies y se destinó personal profesional e idóneo que trabaja todos los días en el lugar y brinda su experiencia para que el proyecto funcione.

Actualmente se está trabajando en la preparación y puesta a punto de las instalaciones para comenzar con la producción fuerte, habiéndose terminado la etapa de prueba que permite ajustar detalles para poder tener una base plena en función de sustrato y semillas, para alcanzar los mejores estándares de calidad.

Entre la producción, adaptada a las necesidades y aceptación del suelo comodorense, hay acacias, aguaribay, algunos aromos y olivos. La capacidad de producción que tiene el vivero es de alrededor de 5 mil árboles que pueden desarrollarse por años.

UN COMODORO MÁS VERDE 

Durante su visita, el intendente Juan Pablo Luque expresó que “este predio se viene recuperando en esta gestión con un programa que denominamos “Plan de Gestión Integral de Arbolado Urbano”, en un trabajo que venimos llevando adelante desde la Secretaría de Gobierno, a través de Ambiente, en conjunto con el INTA que nos da un asesoramiento técnico”.

Comodoro: el Municipio apuesta a la producción de árboles para la transformación ambiental

Al respecto, explicó que dicha producción “es la base de lo que estamos haciendo hoy en día en todos los barrios, de a poco. Aquí se realiza la siembra y luego se trasladan los árboles a los distintos sectores de la ciudad para que Comodoro vaya convirtiéndose en una ciudad más verde, con plantas autóctonas, con especies que en nuestra ciudad funcionan bien, pero con un trabajo que era necesario hacerlo profesionalmente, con personas idóneas para que el plan sea a largo plazo”.

Por último, reconoció con agrado que “la gente se ha apropiado de este plan, lo pide para su barrio y trabaja en conjunto para embellecer cada sector y con distintas cuestiones que tienen que ver con la problemática medioambiental a la cual la Municipalidad le ha puesto un norte”.

Por su parte, el subsecretario de Ambiente, Daniel González, se mostró conforme con el trabajo que se viene realizando desde que se transformó un lugar abandonado durante muchos años en el actual vivero municipal: “Pusimos las instalaciones como corresponde, hicimos el sistema de riego y probamos el crecimiento de las especies que ya funcionan en la ciudad para ir generando nuestras propias plantas”.

“La idea es, a lo largo de los próximos años, ir teniendo una cantidad de plantas disponibles para que la gente las instale en sus veredas y espacios verdes, generando un compromiso con la comunidad con el mantenimiento”, culminó.