COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este lunes por la noche una vecina del barrio ubicado frente a la sede local de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco encontró a su perro envenenado y al borde de la muerte. Dolida e indignada, hizo pública la situación entre el grupo de vecinos, muchos de los cuales se manifestaron con anterioridad propensos a tomar acciones drásticas para evitar la presencia de perros en la calle.

Entre el cruce de mensajes, estaban los que argumentaron que con los perros sueltos "los chicos no pueden jugar tranquilos en la calle", olvidando que en estos momentos no deberían hacerlo ya que rige el aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, la discusión dentro del grupo de WhatsApp de vecinos no es nueva, y el envenenamiento de mascotas -lamentablemente- tampoco.

Son repetidos los reclamos de algunos vecinos para que los propietarios de los perros no los dejen sueltos en la calle y los mantengan en los patios, indicando que en varias ocasiones han atacado a los chicos.

Desde el otro lado, también son numerosas las acusaciones de envenenamientos de perros y gatos, que se suceden llamativamente después de alguna "queja" dentro del grupo.

"El barrio es chico, son 100 casas, nos conocemos todos, y varios vecinos ponen comentarios violentos cuando se habla de los animales. Sabemos que esto es obra de algún vecino de este barrio, y no de alguien de afuera", confió una vecina a ADNSUR.

Más allá de las acusaciones cruzadas, los vecinos reclaman que se investigue el responsable, ya que estas acciones ponen en peligro también la salud de los chicos que transitan por esos espacios públicos.