COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La edil comodorense, Graciela Saffirio, de Juntos por el Cambio, presentó en el Concejo Deliberante un proyecto que busca retirar de la línea de caja de supermercados, hipermercados y farmacias de la ciudad, alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar, sodio y de bajo contenido nutricional.

El objetivo es generar intervenciones por parte del Estado municipal que estimulen mejores hábitos alimentarios. Para ello, la ordenanza propicia la regulación de alimentos y bebidas con alto nivel calórico y escaso valor nutricional en espacios comerciales de paso obligatorio por los consumidores, con el fin de evitar situaciones de oferta compulsiva.

El artículo 1º establece: "Prohíbase en los supermercados clase 1, 2 y 3 e hipermercados, conforme definición Ordenanza 9303/08 y farmacias conforme Ordenanza 12101/16, todo tipo de oferta de alimentos con alto contenido de azúcar o jarabe de maíz de alta fructosa, en proximidades inmediatas y de hasta tres (3) metros de cajas registradoras en supermercados, hipermercados y farmacias".

Graciela Saffirio on Twitter

En el caso que se apruebe la norma, los supermercados "deberán proceder a la adecuación de sus góndolas en un plazo máximo de treinta días desde la promulgación de la misma".

Asimismo, el proyecto al que pudo acceder ADNSUR, indica que será la Oficina de Defensa del Consumidor la autoridad de aplicación.

Multas. El Artículo 5º se refiere al incumplimiento por parte de los establecimientos alcanzados, y señala que "será sancionado con multas de 40.000 a 160.000 módulos de Ingresos Brutos, Tasa de Comercio e Industria y Derechos de Habilitaciones Comercial e Industria".

CIFRAS QUE ALARMAN

En Argentina el 41,1 por ciento de los niños y adolescentes de entre 5 y 17 años presenta exceso de peso, mientras que esta problemática afecta al 67,9 por ciento de las personas mayores de 18 años, según los resultados de la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, realizada por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y UNICEF en el año 2019.

Entre los menores de 5 años, el exceso de peso afecta al 13,6 por ciento, mientras que el 1,7 por ciento presenta bajo peso y el 1,6 por ciento padece desnutrición aguda. En el caso de los niños y adolescentes de 5 a 17 años, el 20,7 por ciento tiene sobrepeso y el 20,4 por ciento, obesidad. En cuanto a los mayores de 18 años, el 34 por ciento tiene sobrepeso y la obesidad afecta al 33,9 por ciento.

En cuanto al consumo de alimentos, apenas un tercio de la población ingiere al menos una vez por día frutas y verduras, 4 de cada 10 consume lácteos recomendados diariamente y la mitad de los habitantes consume carnes al menos una vez por día. En cambio, el consumo de alimentos no recomendados es alto: el 37 por ciento toma bebidas azucaradas diariamente y el 17 por ciento consume productos de pastelería, mientras que el 36 consume snacks al menos dos veces por semana y el 15 por ciento golosinas con la misma frecuencia.

En tanto, los niños y adolescentes consumen un 40 por ciento más de bebidas azucaradas, el doble de productos de pastelería y snacks, y el triple de golosinas respecto de los adultos. A su vez, el patrón alimentario es siempre menos saludable en los grupos de bajos ingresos.

Los resultados también corroboraron la influencia de la publicidad y la oferta compulsiva de alimentos en el comportamiento de compra, ya que el 21,5 por ciento de los adultos refirió haber comprado en la última semana un producto porque lo vio publicitado o exhibido. También confirma la influencia que tiene en los niños, ya que el 23,5 por ciento de los padres compraron un producto porque sus hijos lo vieron en una publicidad o exhibidos en las líneas de caja.

En cuanto al etiquetado de productos alimenticios vigente en Argentina, solo un 15 por ciento de la población comprende la información nutricional del envase.