Desde el área de Farmacia de la Secretaría de Salud municipal, Claudia Lázaro aclaró que las vacunas no aplicadas a pacientes que no se presentan al momento de su turno no son desperdiciadas, ya que “mantienen la cadena de frío” y vuelven a recuperarse para su aplicación a otras personas. La funcionaria dio estas precisiones ante una versión que daba cuenta de que 300 vacunas habían sido arrojadas a la basura.

El cuestionamiento del intendente Juan Pablo Luque en los últimos días, en relación a la cantidad de personas que no se vacunaron en algunas jornadas de la semana pasada, ya que en uno de los días se presentaron sólo unas 180 personas, de 500 turnos otorgados. Frente a esa información, hubo una versión que dio cuenta de que las vacunas no aplicadas fueron desperdiciadas, ya que se habían descongelado a la espera de gente que no concurrió a cumplir con su turno.

“No, obviamente que no se descartan porque si esto fuera así sería algo muy grave –informó Lázaro-. Cuando las dosis se llevan al vacunatorio, mantienen la cadena de frío, hasta el momento en que está la persona para vacunar. Cuando van llegando las 2 de la tarde y no sabemos si concurren todos los pacientes, se sacan de a una dosis, para que no pierdan el frío, pero nunca se descartan las vacunas”, ponderó, en diálogo con Periodismo de 10, por CNN Comodoro.

En igual sentido, la funcionaria precisó que la semana pasada hubo baja concurrencia de quienes fueron convocados, sobre lo que indicó que “tal vez hubo gente que fue citada porque al momento de registrarse tenía algún factor de riesgo, como hipertensión, que hoy no está considerado para la priorización y tal vez no se presentaron porque saben que no se les iba a aplicar, por no ser prioritarios. Ahora cambió el grupo de vacunación y esperamos que aumente nuevamente el flujo. Ayer hemos aplicado a 400 personas, lo que significa que ha aumentado bastante la presencia”.

En esta semana se apunta a concluir con el grupo de riesgo de 18 a 59 años, con enfermedades preexistentes, mientras que luego se avanzará con personal estratégico, es decir docentes y agentes de seguridad sin factores de riesgo.