COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Lo nuestro es un emprendimiento familiar y estuvimos parados todo este tiempo”, explicó Oscar Vivar propietario de Zona Gol, un complejo deportivo ubicado en km 12 que se dedica a alquiler de canchas de fútbol, salón de eventos y pelotero. 

Ante la confirmación de que el próximo 22 junio podrán volver a abrir sus puertas dijo “el mejor regalo que tengo para el día del padre es poder empezar a trabajar. Realmente si uno es ordenado en su vida y financieramente podes sostener este tipo de situaciones hasta un cierto momento”. El 50% de sus ingresos provienen del alquiler de canchas que tiene ocupadas de lunes a viernes y, en algunos casos, mensualizadas.

Estos días comenzarán con el acondicionamiento del espacio físico, adaptándolo a las exigencias protocolares que implican no más de 10 personas por turno, sin servicio de bufet, ni vestuarios. Tampoco se permitirá el uso de pecheras identificatorias de equipos y los turnos deberán darse con un espacio de 20 minutos. De esta manera más de 22 complejos deportivo de Comodoro podrán reabrir sus puertas y comentar a trabajar.

Cómo se preparan peloteros, complejos deportivos y salones de eventos para retomar la actividad

Peloteros en suspenso

En el caso de los salones de fiestas y peloteros, deberán seguir esperando una etapa de mayor flexibilización. Algunos al permanecer cerrados no pudieron hacer frente al pago de los alquileres, otros decidieron actuar sobre la contingencia y se reinventaron.

 Es el caso de “Vás X Mas”, complejo ubicado en km 3 que también dispone de alquiler de canchas y pelotero. Mauricio Porcú, uno de sus socios explicó cómo vivieron estos meses de incertidumbre. “Cuando empezó la cuarentena a nosotros nos cierran el 13 de marzo, fuimos uno de los primeros en cerrar, la gente con la torta en la mano le tuvimos que decir que no podía venir a su cumpleaños. Fue bastante duro decirlo”.

No se quedaron de brazos cruzados e innovaron con un mercadito - verdulería que va dando sus frutos. “De complejo de fútbol y pelotero pasamos a ser una verdulería, acá estamos peleando el día a día. Y a partir de ahí el 6 de abril compramos verdura y comenzamos a hacer reparto a domicilio, después decidimos instalarnos en km 3. No somos del rubro, estamos aprendiendo día a día”. Heladeras, mesas y todo el mobiliario del bufete de las canchas les fue de utilidad para adaptarlo al nuevo emprendimiento sin tener que hacer nuevas inversiones.

Sin embargo, están convencidos de que esto es pasajero y apuestan a regresar a lo que es su fuerte: el pelotero. “Hoy por hoy seguimos siendo una verdulería o un mercadito que está intentando subsistir este momento para poder volver a ser un pelotero”, dice.