SALTA -  La fiesta patronal de Nuestra Señora del Rosario está muy arraigada en el corazón y la fe de los vecinos de Cafayate, Salta. Pero este año, el distanciamiento social, la necesidad de evitar aglomeraciones de gente y demás medidas sanitarias impuestas para tratar de frenar los contagios de coronavirus impidieron que se realice la tradicional celebración religiosa de la manera habitual.

Sin embargo, en medio de la cuarentena y el encierro, los vecinos escucharon desde sus casas al Gaucho Zuleta, que con unos parlantes anunciaba el camino de la Virgen por las calles, apunta La Gaceta.

A comodada respetuosamente en el lomo de un burro -tal como la Virgen María entró a Belén embarazada de Jesús, según relata la historia del Cristianismo-, la Virgen del Rosario recorrió Cafayate, conmoviendo a los vecinos que pudieron compartir su paso desde sus ventanas.

El Gaucho Caraguay Zuleta, con dos burros, un parlante y "La Sentadita" -tal como se la conoce a la Virgen del Rosario- este miércoles realizó su celebración personal, recorriendo los barrios y llevando la presencia de la patrona de Cafayate a todos los que a su paso se asomaron y abrieron sus puertas.