COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Durante la Semana Santa 2021 es frecuente comer más pescado por la tradicional prohibición de carne de la festividad cristiana. El fresco es mucho má́s sabroso que el congelado, pero hay que saberlo identificar.

El pescado es uno de los alimentos más completos, ya que su carne ofrece muchos aportes nutricionales. A la hora de comprar el pescado debemos ir con cuidado. Si no tenemos la suerte de tener un lugar de confianza, siempre podemos hacernos cargo de la situación, analizando el producto.

Un pescado fresco tiene características que resaltan a la vista. Por ello, si querés preparar un ceviche u otro plato marino, tenés que tener en cuenta estos signos:

Cómo identificar un pescado fresco: cinco tips para Semana Santa

Un pescado fresco tiene ojos abultados y pupila negra y brillante. Los especialistas de Tottus explican que cuando el pescado no está fresco los ojos están hundidos y se tornan grises.

La piel de un pescado fresco tiene un color vivo. Cuando no está fresco, la piel es blanda y se desprende la carne con facilidad.

Las agallas deben tener un color rojo o rosa intenso, y un aspecto limpio y brillante. Cuando el pescado no es fresco, sus agallas se vuelven amarillentas o grisáceas.

Las escamas deben estar bien adheridas al cuerpo. Además, es importante ver las vísceras. Una tripa hinchada es síntoma de que el pescado está en mal estado.

Y lo más obvio. Un pescado fresco debe oler a mar.