Si bien el desalojo del corte de un grupo antiminero del corte que mantenían en la Ruta 3 en Trelew durante la madrugada se produjo sin violencia, a partir de la buena predisposición de los manifestantes de acatar la orden de la policía, cerca de una hora después dos personas fueron detenidas. 

El incidente generó tensión entre parte del grupo que protestaba, que incluyó una nueva concentración, esta vez frente a la comisaría Segunda de Trelew.

En diálogo con ADNSUR, el comisario general Paulino Gómez (Director de Seguridad de la Policía del Chubut) explicó que "Gendarmería le planteó al Juez Gustavo Lleral que no tenía gente capacitada ni suficiente en número ni los medios para hacer ese operativo".

"Todo transcurría con normalidad pero -cuando los manifestantes salen en caravana- a uno de los conductores se le fue el vehículo de la senda prevista. Ahí Miguel Gómez (jefe de Policía) lo detuvo y constató que el conductor estaba en un avanzado estado de ebriedad", relató.

"En ese momento, le pedimos que descienda así reemplazábamos al conductor pero no quería entrar en razones y se lo detuvo por 'conducir en estado de ebriedad' y 'resistencia a la autoridad'. Eso se produjo cuando el tránsito se había habilitado y todos se estaban yendo del lugar. La otra mujer que ocupaba el vehículo se sumó al mal proceder y también fue detenida. Esto fue al margen del operativo del desalojo porque ocurrió una hora después", justificó. 

"Anoche, la situación no daba para más con los camiones porque tampoco podían ingresar a Rawson. Reconozco la colaboración de los manifestantes pero sólo existió un incidente puntual al margen del desalojo", completó.

Por su parte, los manifestantes dejaron clara su posición sobre el incidente.

"Había un clima pacífico porque los manifestantes hicieron todo lo posible para que el desalojo se lleve a cabo sin violencia. El acta demoró una hora, en la cual 4 representantes de la acción decidieron poner su firma para que el resto de los manifestantes puedan retirarse del lugar. Cuando terminan de firmar el acta, la Policía ordenó que todos se tenían que identificar. Eso generó un malestar muy grande”, dijo una de ellas a Radio Cadena Patagonia.

“Luego, se pidió que –de manera urgente- se corran todos los vehículos de la zona. Los manifestantes querían ir todos juntos por una cuestión de seguridad. En ese momento, le piden al conductor de una Traffic que se desplace pero la persona se niega porque les explica que había consumido alcohol. En el vehículo, iban una mujer con su hija de 3 años y otra persona más. Una vez que empieza a correr la camioneta, vuelven a cambiar el procedimiento y le quieren hacer una alcoholemia cuando –minutos antes- le habían dicho que no se la iban a aplicar. Los sacaron –violentamente- del vehículo y los trasladaron a la comisaría 2°", dijo.

"En el lugar, quedó la nena de 3 años desamparada porque a su madre la habían trasladado a la comisaría 2°. Las otras personas fueron enviadas al centro de detención al lado de la comisaría 3°. Fue un procedimiento violento e innecesario porque la gente venía dialogando y con toda la voluntad de irse”, precisaron.

A su vez, otra de las personas que presenció el operativo policial detalló que "en las comisarías, hubo un hermetismo total y no nos querían decir sobre los móviles de la detención”. 

Por su parte, el concejal de Trelew -Angel Cayupil- señaló que “estamos con mucha bronca porque la actuación de la Policía fue –absolutamente- desmedida. No se respetaron los acuerdos a los que se llegaba con las Asambleas que estaban en el lugar. Hasta el propio Intendente Adrián Maderna estuvo en el lugar y tampoco la Policía lo tenía en cuenta. Los vecinos acordaron de inmediato y estaban desalojando la ruta. Nuevamente, la Policía actúa de manera violenta”.

Finalmente, se definió una audiencia de control de detención en Trelew para evaluar las detenciones de las 2 personas luego del operativo.